Reseña de 'Solo una ilusión' de Felipe Company, por Asun Blanco

Por Asun Blanco asun

Solo una ilusión de Felipe Company Pomar es una novela que retrata la sociedad de los años 80
del siglo pasado. El protagonista, Daniel, es un surfero, léase aventurero, que desafía todas las
leyes divinas y humanas para conseguir sus objetivos. En realidad, la novela es una metáfora
de la vida. El autor, no sé si queriendo o no, nos presenta la vida como una aventura en la que
hay que capear todos los temporales, pero que también está llena de momentos de felicidad.
Es una novela que desprende vitalidad, optimismo, resistencia frente a las dificultades,
audacia, y sobre todo un gran amor a la vida. El mensaje que yo he leído en la novela es el de
que hay que disfrutar de la vida, lanzarnos a la aventura, surfear todas las olas, y no olvidar
que es lo único que tenemos, lo mejor que tenemos.

El autor se sirve del protagonista para presentarnos una juventud ávida de aventuras, pero
también es el vehículo a través del cual recorremos toda la filmografía, toda la música de los
años 80. No sé tampoco, si el protagonista no es más que un pretexto para invitar al lector a
sumergirse en el cine y en la música de aquellos felices años 80. Ese años 80, cuya concepción
lúdica de la vida, recuerda los felices años 20. La frivolidad, la banalidad, la intrascendencia de
estos jóvenes que protagonizan la novela y que son un retrato de aquella juventud, no impide
al autor a hacer reflexiones más trascendentes, sobre el sentido de la vida, el paso del tiempo
o la fugacidad de la vida. El carpe diem parece ser el leit motiv de la novela. Disfruta de la vida,
que el tiempo es breve, y el futuro no sabes qué es lo que te deparará. En fin, una novela que
merece la pena leerla, porque con ella, el autor nos refleja un mundo, tan distinto del actual,
en el que la nostalgia del paraíso perdido está presente a lo largo de todas sus páginas.

¿Qué te ha parecido?

Artículo anterior Artículo siguiente


__________


Si eres lector de LETRA LIBRE hoy puedes resultarnos más útil que nunca. La crisis del coronavirus ha ocasionado un lógico desplome sin precedentes de la publicidad, nuestro único sustento para mantener el ritmo en las publicaciones. Gestiona tu apoyo aportando lo que quieras y cuando quieras como donante.

¡GRACIAS!