El libro sagrado

Por Nuria de Espinosa nuriadeespinosa

El mago, empezó el conjuro para intentar descubrir dónde estaba el libro sagrado; con su férula dominante pronto las tablillas empezaron a moverse formando un círculo en el que se podía leer claramente la palabra inframundo.

—No hay duda —advirtió el mago mirando seriamente al rey. —Si queréis recuperarlo y que la felicidad y armonía regresen a este país, debéis apresuraros en enviar alguien de alma pura a buscarlo, o nunca regresará de ese lugar.

El rey asintió con la cabeza y mandó llamar a su hijo. Un joven noble y de corazón puro que nunca había hecho daño a nadie, y ayudaba cuanto podía a la gente, pues decía "que el que tiene mucho debe atender al pobre".

Le encargó ir al inframundo para encontrar el libro y que regresará la armonía y prosperidad a su país. A pesar de que a Jonas, hijo del rey, no le gustó la petición de su padre, la aceptó por respeto.

Llegó a la entrada del inframundo tras cuatro días de intensa jornada sin parar más que para comer. Por el camino se encontró con un mendigo con el que compartió su pan y su queso. Este, le orientó sobre el atajo que podía coger para llegar al inframundo. Una vez allí, el barquero, un hombre de carácter adusto, hosco y sombrío era el encargado de guiar las sombras errantes de los difuntos recientes de un lado a otro del "río del dolor" en su barcaza, oxidada y destartalada, que avanzaba con la ayuda de una pértiga, por las oscuras aguas.

Los muertos estaban obligados a entregar al barquero un óbolo para pagar el viaje y cruzar sin problema, pero si no lo tenían, se les castigaba y vagaban errantes durante mil años hasta que el viejo barquero les perdonaba. 

Pero en esta ocasión, era un ser vivo el que deseaba cruzar. El joven le entregó dos óbolos y se subió a la barcaza. No tenía miedo, pero si respeto a los muertos. Al cruzar al otro lado, demonios y difuntos se enfrascaron en una terrible lucha. El joven vislumbró el libro y se escabulló sigiloso hasta el pequeño montículo donde reposaba. En el momento que lo tuvo en sus manos le esperaba la etapa más difícil; salir del inframundo. El barquero se dirigió a la barcaza, olvidándose de la batalla y del joven. Jonas, al darse cuenta de la traición del barquero, intentó correr antes de que zarpase, pero no pudo; llegó Lucifago, el ministro más sanguinario de Satánas, lo mató y se llevó el libro. Su padre murió de pena y remordimiento, y su país quedó sumido en la tristeza y la oscuridad para siempre.

¿Qué te ha parecido?

Artículo anterior Artículo siguiente


__________


Si eres lector de LETRA LIBRE hoy puedes resultarnos más útil que nunca. La crisis del coronavirus ha ocasionado un lógico desplome sin precedentes de la publicidad, nuestro único sustento para mantener el ritmo en las publicaciones. Gestiona tu apoyo aportando lo que quieras y cuando quieras como donante.

¡GRACIAS!