La ducha rutinaria

Por Juan José Cerezo


Dedicado a todos los sanitarios que luchan contra la pandemia de la covid-19


La ducha rutinaria,
al volver del trabajo,
es una impuesta obligación
dictada por un virus malicioso  
que me hace no abrazar a quien me espera
al regreso del duro cometido.
Este virus, que todo lo hace suyo,
los besos, las misivas,
la ciencia o los poemas,
ha de ser bien lavado, de forma escrupulosa,
para borrar sus huellas invisibles.
Y estando aquí desnudo,
de pie, bajo la ducha,
el agua se transforma
en un prodigio milagroso
que arrastra todo aquello
tocado por su mísera envoltura:  
-Los muertos que se marchan sin los suyos,
sin un beso, sin dulce despedida,
los enfermos que luchan sin descanso,
y todo aquel que sufre sin consuelo
se pierden junto a él por el desagüe-.
Y voy quedando solo,
tranquilo, ya en mi calma,lavando las heridas
tocadas por el virus,  
tan limpio y tan absorto de mi mismo   
que mi carga se diluye,
aguas abajo de esta ducha,
y alcanzo la pobreza necesaria
para hallar en mi nada
el oculto valor de cada vida.

¿Qué te ha parecido?

Artículo anterior Artículo siguiente


__________


Si eres lector de LETRA LIBRE hoy puedes resultarnos más útil que nunca. La crisis del coronavirus ha ocasionado un lógico desplome sin precedentes de la publicidad, nuestro único sustento para mantener el ritmo en las publicaciones. Gestiona tu apoyo aportando lo que quieras y cuando quieras como donante.

¡GRACIAS!