Batalla moral



De todas formas y bien pensado, no es batalla cultural, señores. Es batalla moral.

A uno pueden gustarle las vulgaridades escatológicas de Extremoduro, la estridencia de Pink Floid y los lamentos de niño a punto de llorar de The cure. Aunque los sepa o los imagine en el polo políticamente opuesto a sí mismo. "¿Acaso voy a ser contaminado?"

Puede ser abducido por la expresividad literaria de Nietzsche, rayado por la rigidez conceptual de Byung-chul Han, irritado por los planteamientos sobradísimos de Ortega y Gasset. Y de todos ellos en su mente quedan más cuestiones y menos afirmaciones: la discrepancia. No aceptará dogmas, pero entiende las posiciones: eso le basta.

Puede adorar la música de Wagner o arrastrarse al medievo con el gregoriano castellano. Fascinarse con el usufructo y abuso totalitario que Platón hace de un Sócrates que no escribió. Admirar una catedral sin jugar con el zippo en el bolsillo.

Y no por ello estará de acuerdo con todo, en desacuerdo total o se resguardará de todo mal.  La cultura se vive críticamente o no se vive. Porque todo, esté o no en su credo, está en su cultura.

Luego la actualidad trata de otra cosa. Eso que mal se llama "batalla cultural" enmascara una cosa peor: el  intento totalitario de rechazar la cultura como crítica, es decir, como la puesta a prueba que el individuo libre hace de un universo común, reconocible para los miembros de la sociedad que comparte dicha cultura.

Y esto, señores, es batalla moral.

¿Qué te ha parecido?

Artículo anterior Artículo siguiente


__________


Si eres lector de LETRA LIBRE hoy puedes resultarnos más útil que nunca. La crisis del coronavirus ha ocasionado un lógico desplome sin precedentes de la publicidad, nuestro único sustento para mantener el ritmo en las publicaciones. Gestiona tu apoyo aportando lo que quieras y cuando quieras como donante.

¡GRACIAS!