El lenguaje del cóndor


A los que hablan, mienten
y no cumplen lo prometido.

Hasta en los últimos rincones de la Tierra del Fuego habita
     el cóndor, “el que limpia”; y se adentra en la gran cueva
profunda, donde se anuda la montaña. El señor de las
              alturas baja a tierra, vestido de ceremonia vulgar.

El vaivén del cóndor nos suscita
                                        la marcha de aquellos seres
       que dejan las puertas de la vida, incluido los designios
de algunos grandes que se nutren de las mieses recogidas
                                 de otras, supuestas, almas inferiores.

Tanta majestad me espanta, me anonada, me amilana,
                                                                  me apabulla,
esa disposición suya, que tiene, para aceptar su designio.

El vuelo del cóndor es ligadura esencial entre cielo y tierra;
donde resiste su vuelo, en la alta cumbre,
                                      cuyo preludio visual es muerte súbita.
Esperanzado está en su hazaña,
                                      contemplando el horizonte ciego
del que está vencido, malparado, listo para servir
                                                      en homenaje de la vida.

El graznido del cóndor es un lenguaje comprensible, señor
del espacio rotundo, donde planean sus alas victoriosas,
                                         de todo cuanto puebla su universo.

Tanta majestad me espanta, me anonada,
                                                me amilana, me apabulla,
esa disposición suya, que tiene
                                        para aceptar el mágico designio
de su vivir longevo: tardan en alcanzar su plenitud,
                                      tienen una puesta unitaria cada dos años;
carecen de posibilidad de canto y,
                                         lo más triste si cabe del asunto,
dicho por todos, “es franca y llanamente un carroñero.”

¿Qué te ha parecido?

Artículo anterior Artículo siguiente


__________


Si eres lector de LETRA LIBRE hoy puedes resultarnos más útil que nunca. La crisis del coronavirus ha ocasionado un lógico desplome sin precedentes de la publicidad, nuestro único sustento para mantener el ritmo en las publicaciones. Gestiona tu apoyo aportando lo que quieras y cuando quieras como donante.

¡GRACIAS!