La marea negra


(a España enferma y hundida)

Ahí viene,
          arrastrando soledades, auspiciando dudas;
     levantando recuerdos, pleamar del ocaso, crecida de
los adentros inhóspitos,
                             fluido que te cubre de nostalgia.

La marea de la vida llega para todos;
                    a veces sin apenas presentirlo ni esperarlo.
             Se adentra poco a poco tras ocuparte como densa
niebla y te deja a oscuras, sin luz propia.
Es cuando el alma se resiente, se turba, se cuestiona
                                        soledades infinitas.

Ahí viene, silente, en su asalto pretende
               arrastrar tu alegría:
                         dejando su rastro de atardecer innato.
En esa tarde el canto de los pájaros no será el mismo,
y las mariposas hábiles no trascenderán su espacio
                                       ni ofrecerán diáfanas sonrisas.

La ola viene e invade tú espíritu,
                                       anega tu aliento o espera
al socuello como soledad ingrata
                               que precisa clavar sus uñas,
              zaherirse, arrastrarte con ella por siempre jamás.
Sólo entonces el alma se da cuenta,
                               abre sus puertas e insinúa
una salida...
              Más allá de todo está la del ocaso, encendida.

Es cuando la crecida negra se manifiesta
furiosa, huracanada; pasa en huida, hacia los abismos
                                 siderales de la noche:
y el alma se queda serena, fortalecida, agradeciendo
                   la batalla de vida, felizmente ganada en libertad.

¿Qué te ha parecido?

Artículo anterior Artículo siguiente


__________


Si eres lector de LETRA LIBRE hoy puedes resultarnos más útil que nunca. La crisis del coronavirus ha ocasionado un lógico desplome sin precedentes de la publicidad, nuestro único sustento para mantener el ritmo en las publicaciones. Gestiona tu apoyo aportando lo que quieras y cuando quieras como donante.

¡GRACIAS!