Con la boca en el alma


Hoy tengo el alma en la boca, aunque no acompañen las palabras. 

Esta alma, insaciable y egoísta, quiere arrancar de tus entrañas una sonrisa, una de vida, que sea estirpe, que robe noches y solace días.

A veces grito, le ordeno que calle… pero cielo, no me escucha.

Ya no lucho, puede conmigo, y a su capricho me lleva a la deriva. ¡Es tanto lo que pide, esta puñetera alma!

Lo sé… no es justo. ¡Maldita alma inexpresiva, que solo entiende de pieles, y anda corta de palabras!

¿Qué te ha parecido?

Artículo anterior Artículo siguiente


__________


Si eres lector de LETRA LIBRE hoy puedes resultarnos más útil que nunca. La crisis del coronavirus ha ocasionado un lógico desplome sin precedentes de la publicidad, nuestro único sustento para mantener el ritmo en las publicaciones. Gestiona tu apoyo aportando lo que quieras y cuando quieras como donante.

¡GRACIAS!