Porque no me recuerdas a nada, ni a nadie


Dedicado a los que estáis lejos estos días.

¿Cómo se puede pasar de una conversación a distancia, a un impulso primario que no puedes contener? Yo no lo sé. Y seguro que tú, tampoco.

Así es como sucedió, sin pretenderlo. Bastó estar a medio metro de distancia para que las miradas se clavasen y pudiésemos sentir nada más que el olor. Y lo que nos transmitíamos sin dejar de mirarnos. Sin más explicación, sin lógica alguna.

Horas y horas de conversación, de risas, de miradas cómplices y de ratos en los que solo se escucha la respiración. Lectura de poemas, de relatos, con la única distancia de la piel. Y es, en ese momento, cuando te das cuenta de que el tiempo no existe, y si existe, se ignora.

Es cuando haces el amor y solo quieres profundizar en la mirada de la otra persona, sin más sentimiento que ese, y sin más preocupación que el otro.

¿Pasado? No me importa. ¿Presente? Este. ¿Futuro? El nuestro.

Y es cuando viene la pregunta:

– ¿A qué huelo? – A ti. Sólo a ti. Porque no me recuerdas a nada, ni a nadie.

¿Qué te ha parecido?

Artículo anterior Artículo siguiente


__________


Si eres lector de LETRA LIBRE hoy puedes resultarnos más útil que nunca. La crisis del coronavirus ha ocasionado un lógico desplome sin precedentes de la publicidad, nuestro único sustento para mantener el ritmo en las publicaciones. Gestiona tu apoyo aportando lo que quieras y cuando quieras como donante.

¡GRACIAS!