El destino de un tirano


En su búnker de palacio
-cobarde-
viendo pasar de la vida,
cemento en cara
y cerco de hormigón,
en burbuja y sala blanca,
un cobarde gobierna.
¿Gobierna?
Escondido, oculto a
los dedos que palpan,
toca el órgano con guantes de látex.
Los manjares se enfrían
en la cabecera pompeya
de la mesa.
Es tarde, narciso comensal,
¿dónde es tu hambre? Que atraganta.
Es tarde y llora.
¡No!,
los oye tras paredes anecoicas.
Los oye.
Los hurones van a buscarle.

¿Qué te ha parecido?

Artículo anterior Artículo siguiente


__________


Si eres lector de LETRA LIBRE hoy puedes resultarnos más útil que nunca. La crisis del coronavirus ha ocasionado un lógico desplome sin precedentes de la publicidad, nuestro único sustento para mantener el ritmo en las publicaciones. Gestiona tu apoyo aportando lo que quieras y cuando quieras como donante.

¡GRACIAS!