Carta de un padre que añora a sus hijos


Conozco la sensación de incertidumbre y alegría -a partes iguales- que sentí el día que te tuve por primera vez en mis brazos. Ese miedo de no saber sujetarte, sobre todo en tu primer baño. Esas noches en las que necesitaba vigilar tu sueño, a costa del mío, porque tú me necesitabas, y yo necesitaba saber que respirabas. Pero siempre tuviste un sueño plácido, continuo y tranquilo, y lo primero que hacías al abrir los ojos era sonreír al mundo.

¿Qué te ha parecido?

Artículo anterior Artículo siguiente


__________


Si eres lector de LETRA LIBRE hoy puedes resultarnos más útil que nunca. La crisis del coronavirus ha ocasionado un lógico desplome sin precedentes de la publicidad, nuestro único sustento para mantener el ritmo en las publicaciones. Gestiona tu apoyo aportando lo que quieras y cuando quieras como donante.

¡GRACIAS!