Nunca hubo paraíso


Nunca hubo paraíso. Y nunca lo habrá.

«La provincia es una invención de París: ¿seguiría habiendo un País Vasco si los turistas parisinos no lo hubieran descubierto?»
Y antes: «Nos distinguimos de la capital únicamente por sutilezas. Cuando queremos definirnos por contraposición a ella, somos los primeros que la estamos tomando como medida; en este terreno, sin embargo, estamos derrotados de antemano.» (Cosa esta última que la Historia ha demostrado no ser siempre y continuamente cierta).
Y antes:«Porque esta cultura, significativamente clasificada como regional, no sirve para justificar la vida, sino la muerte. Nuestros padres no eran regionalistas, eran, simplemente, paisanos; no vivían mirando al pasado, sino al presente: se gobernaban, trapicheaban y rezaban, y el esplendor de las formas se les daba por añadidura. (...) Cuando queremos distinguirnos- y como sabemos que somos cada vez más iguales, ponemos cada vez más empeño en ello-, tomamos prestado el guardarropa de nuestros bisabuelos.»

EL JARDÍN DE BABILONIA
Bernard Charbonneau, 1944 aproximadamente.

Está retratando de alguna manera el origen de lo bucólico-pastoril del nacionalismo de lo pequeño, caduco e inexistente- porque lo ancla a un sentimiento que nunca estuvo presente en la sociedad auténtica de ese pasado, auténtica como para sentirse y expresarse positivamente y sin referencia a otras- que seguirá al Romanticismo. Del Romanticismo parte el nacionalismo moderno y de él toman los regionalismos el tratamiento onírico de la Historia como justificación. Ciertamente no es un fenómeno del todo novedoso: la Historia de Europa -y en concreto la de Países Bajos y Alemania- usan al negativo -el otro- para definirse. Pero lo característico de esta nueva hornada de nacionalismos disgregadores es la fijación respecto no ya a un pasado glorioso presentado como el gran río que habría de desembocar en «esta realidad» de forma misteriosamente predestinada (y a este respecto es muy adecuado comprender lo que la predestinación significa para las religiones protestantes), sino la nostalgia de un mundo que desapareció antes de haber nacido a la conciencia. La Revolución Industrial dio al traste con la supuesta riqueza de sentidos que respecto al universo duro y hostil el ser humano que lo habitaba nunca sintió. Para dar paso a un universo quizás peor y más hostil... o tal vez no. Nunca hubo paraíso.

¿Qué te ha parecido?

Artículo anterior Artículo siguiente


__________


Si eres lector de LETRA LIBRE hoy puedes resultarnos más útil que nunca. La crisis del coronavirus ha ocasionado un lógico desplome sin precedentes de la publicidad, nuestro único sustento para mantener el ritmo en las publicaciones. Gestiona tu apoyo aportando lo que quieras y cuando quieras como donante.

¡GRACIAS!