Seremos otoño otra vez


En mi defensa diré que me dejé llevar por el viento.

Aquel día se desnudó de madrugada y el mundo apagó la luz.

Ambos sabíamos que crecía otoño en nuestras hojas, que el amor es un plato breve y exquisito, un instante de piel enredada.

Puedo decir, en mi defensa, que la silla alojaba mi espera y tu tacto imprevisto. Habías besado de aire mi boca sin existirnos, un presagio de sombras cruzadas en los días callados.

Nos existimos en el viento inaudito, entre las paredes del mundo apagado. Nos hicimos primavera en versos escritos de piel.

El mundo encendió la luz. La silla guardó silencio.

Seremos otoño otra vez.

[Del poemario Más allá del paralelo]

¿Qué te ha parecido?

Artículo anterior Artículo siguiente


__________


Si eres lector de LETRA LIBRE hoy puedes resultarnos más útil que nunca. La crisis del coronavirus ha ocasionado un lógico desplome sin precedentes de la publicidad, nuestro único sustento para mantener el ritmo en las publicaciones. Gestiona tu apoyo aportando lo que quieras y cuando quieras como donante.

¡GRACIAS!