La religión a la hoguera

Como las brujas, como los herejes, como la Doncella de Orleans. La religión a la hoguera. Por doctrinaria, por impositiva, por reaccionaria, por falsa, por hipócrita, por regresiva, por coartar la libertad y agredir la privacidad. Al fuego. Que no queden ni las cenizas. Y cuando el fuego dibuje sus perfiles, veremos las sombras sinuosas de las catedrales y de las ermitas románicas y del arte cisterciense, y los Pantocrátor y las vidrieras góticas y los monasterios y el Santo Grial,y las Madonnas de Rafael y Michel Ángelo y la Anunciación de Leonardo y el Cristo de Velázquez y las Purísimas de Goya y la Sagrada Familia de Gaudí. Y escucharemos de fondo El Mesías de Hendel o el Ave María de Schubert o de Gounod y las voces de los monjes entonando los cantos gregorianos y leeremos, entre llamas, La Divina Comedia, Los Milagros de Nuestra Señora, La vida es sueño o a San Juan de la Cruz.
Y juntamente con la religión, quemaremos otras brujas como la mitología o la cultura clásica o la filosofía, la física o las matemáticas, porque tan herejes son Dafne y Apolo como los serafines y los querubines, y tan doctrinarios Heráclito y Parménides como Santo Tomás o San Agustín, y tan revolucionario el clerical Copérnico como el agnóstico Hawkings, y tan regresivos Scotto y Ockam, franciscanos y padres del nominalismo actual, como Witgensttein. Y tan ideológico es el laicismo puro como el anticlericalismo, que no purificaremos en el ritual catártico de la hoguera.
El laicismo puro y el anticlericalismo sobrevivirán a esta purga inquisitorial. Y juntamente con ellos, rescataremos de la hoguera a Marx, al Che, a Stalin, a Freud y a otros no cristianos, que son los únicos que han aportado alguna cosa a la libertad y los derechos humanos, a la política y al progreso social y económico. Los primeros en proclamar la dignidad del ser humano. Los únicos que han implantado la libertad en la sociedad de consumo y han conseguido desterrar del mundo el sufrimiento, la enfermedad, la muerte y la injusticia. Y reconstruiremos un mundo a caballo entre el mundo feliz de Huxley y Matrix.
Por eso, cuando nuestros sucesores vean en alguna pantalla la imagen de un Cristo yacente, un voz en off les dirá que era un activista de Greenpeace y cuando pregunten quién era San Pablo, la misma voz dirá que un traidor a la causa sionista. Después, apagados todos los fuegos, disipadas todas las sombras y quemados todas las brujas y herejes de la cultura occidental, miraré a mi alrededor y como Quevedo, no hallaré cosa en que poner los ojos que no sea recuerdo de la muerte.

¿Qué te ha parecido?

Artículo anterior Artículo siguiente


__________


Si eres lector de LETRA LIBRE hoy puedes resultarnos más útil que nunca. La crisis del coronavirus ha ocasionado un lógico desplome sin precedentes de la publicidad, nuestro único sustento para mantener el ritmo en las publicaciones. Gestiona tu apoyo aportando lo que quieras y cuando quieras como donante.

¡GRACIAS!