Del libro inédito "Mínimo vital", por Lucas Garcete

Por Lucas Garcete


DESIERTO DE LA LUZ

A María Aimeé

El silencio no existe, lo inventaron los hombres
como la palabra dios para nombrar al universo.
Hay eternidad en las raíces y en los huesos;
el verbo se hizo carne, la carne en sauce o ceniza yace.

El verso nació, estrelló desiertos.
Antes de ser verso fue sangre.
Sangre de la muerte en el cuerpo de la vida.

La vida se basa en hacer tu propio pozo
y colmarlo con el vacío que te sobre.
Como sobra la sombra del agua en el vaso,
como sobro al fantasma que ocupa mi peso.

Y por mirar al cielo caigo en pozos profundos
y por cavar en la noche luciérnagas ofrezco.
La memoria se agrieta en los desiertos de la luz,
es la sed del olvido, su arena ciega a las esfinges.

La arena dentro del ataúd de la noche
se oscurece como la sangre de la luna.
La noche, sangre del tiempo,
el tiempo, cuerpo de la eternidad.

Del libro inédito “Mínimo vital”.

CLAUSTROFOBIA DEL FÉRETRO

Cae en nuestra sombra la sombra
de una hoja que no pudo ser mariposa.
Sobre la lumbre descongelamos
las palabras que nos servirán
para dialogar con la muerte.
Su fuego lame nuestras rosas acres,
divide nuestras cenizas con su sacro beso.
Es amor morir y vivir su simulacro.
No le temas
a la claustrofobia
del féretro,
ni al feto
de tu eternidad.

Del libro inédito “Mínimo vital”.

¿Qué te ha parecido?

Artículo anterior Artículo siguiente


__________


Si eres lector de LETRA LIBRE hoy puedes resultarnos más útil que nunca. La crisis del coronavirus ha ocasionado un lógico desplome sin precedentes de la publicidad, nuestro único sustento para mantener el ritmo en las publicaciones. Gestiona tu apoyo aportando lo que quieras y cuando quieras como donante.

¡GRACIAS!