En los brazos de la vejez

Por Nuria de Espinosa nuriadeespinosa


Desde aquella alborada en la que no descansó,
sintió que el reloj avanzaba rápido y veloz.
En un instante, el segundero logró detenerse 
junto a su esfera, sin pábulo y sin conciencia.

El día se encalló entre la arena de la nostalgia, 
y el agua de la tristeza lo inundó todo
poco a poco. 
Sintió el cansancio agotador de las horas yermas 
obligándole a caminar con escasas fuerzas 
que limitaban sus días de añoranza y tristeza.

Llegó el amanecer y después apareció entre luces
y envuelto en los brazos de la noche el oscuro crepúsculo
con el cielo gris y una hermosa luna en cabestrillo.

Pero solo fueron escenas de un anciano día
que se encontraba envejecido por el paso 
del tiempo, que afligía su memoria.

Escuchó las campas, campas lejanas, plañideras, 
en la lejanía de una noche sombría y
sintió la caricia 
de las sábanas en su mejilla, y como una niña, 
Lloró de tristeza y apatía, por un mundo que no reconocía.

¿Qué te ha parecido?

Artículo anterior Artículo siguiente


__________


Si eres lector de LETRA LIBRE hoy puedes resultarnos más útil que nunca. La crisis del coronavirus ha ocasionado un lógico desplome sin precedentes de la publicidad, nuestro único sustento para mantener el ritmo en las publicaciones. Gestiona tu apoyo aportando lo que quieras y cuando quieras como donante.

¡GRACIAS!