Las nueces y la manzana de Newton - LETRA LIBRE - Revista cultural

LETRA LIBRE - Revista cultural

REVISTA DE LECTORES INTERESANTES

Opinión

Home Top Ad

Post Top Ad

3.11.20

Las nueces y la manzana de Newton



Si hemos de hacer caso al mito -eso siempre- estaba Isaac bajo el manzano cuando éste arrojó sobre su frente dos cosas.

Una sana, la manzana;
una alegría: epifanía.

Ya lo decía su médico: "One apple a day keeps the doctor away". Una manzana al día mantiene al doctor en lejanía. Lo que vino a ser en su caso la epifanía.

Dice el versículo de wikipedia que "Newton dedujo que la fuerza con que se atraen dos cuerpos tenía que ser proporcional al producto de sus masas dividido por la distancia entre ellos al cuadrado". Vale.

He visto que quieren parte de ustedes, queridos señores de la partitocracia, culpar a Newton de la caída de la manzana, y no a la gravedad. A ver, no es que a Newton le pillase de sorpresa el manzanazo. De hecho lo esperaba. Lo había estado advirtiendo: las manzanas se recogen a finales de octubre. Y ahí estaba libreta en mano y con su regla de cálculo o sus ábacos o lo que quisiera que usara para sus cálculos el futuro Sir esperando a que v=gt y que h=1/2gt^2.También y sobre todo, por no faltar a la verdad, que F=G(Mm/r^2), a ver si os vais a creer que no estaba todo pensao.

El cabreo de la sociedad española es la manzana madura. Eso puede verlo hasta Newton. Tal vez por eso el doctor Pedro Sánchez se mantiene en lejanía. Y deja con el siete a Illa. Illa, Illa.

Finales de octubre del año del Señor 2020, año de la pandemia y la plandemia. Unos mozalbetes, mozalbetas y mozalbetos dan varazos al nogal. Y para su sorpresa y la del doctor, caen manzanas. Tal vez, begoñeando un rato, se os suban las nueces a la garganta.

Creemos en la propiedad privada. Creemos, al contrario que otros, que lo público es de todos, no de nadie. Creemos en el orden legítimo y en la objetividad de la ley, no en la discrecionalidad a la hora de interpretar los artículos de la Constitución.

No creemos en la violencia, sea instrumental (para alcanzar un fin) o sea esencial en una política basada en luchas de clases y revoluciones. Todo cambio debe estar sujeto - ¡especialmente los cambios!- a las formas de acometerlo que prevé la ley.

Fuera de ello no existe legitimidad. De la violencia contra la ley solo puede derivarse incertidumbre, y ello desemboca fácilmente en violencia.

Así que el intento torticero de imputarnos la violencia responde a intenciones sucias. Ni reventamos escaparates, ni agredimos a las fuerzas del orden, ni destrozamos el moviliario público, ni pensamos que todo vale.

Lamento la campaña de ABC, periódico que se está convirtiendo en panfletario del régimen. Y a los que celebráis su giro: ¿en qué momento dejásteis de servir a la verdad?
En fin: para vuestra sorpresa caerá la manzana de Newton.

Postdata: También roban los mozalbetes (nuestros niños) un Decathlon, pero ésa es una historia que ahora, que voy a tomarme unas cervezas, no acierto a ligar con maestría. 

No hay comentarios:

Post Bottom Ad