I Festival Rionegro de Letras: primera muestra - LETRA LIBRE - Revista cultural

LETRA LIBRE - Revista cultural

REVISTA DE LECTORES INTERESANTES

Opinión

Home Top Ad

Post Top Ad

26.10.20

I Festival Rionegro de Letras: primera muestra


Entre el 29 de septiembre y el 3 de octubre del 2020 se llevó a cabo la primera versión del Festival Rionegro de Letras, dedicado a las Bellas Letras: la historia, la filosofía, la literatura en sus diversos géneros (poesía, cuento, novela) y la elocuencia. Contó con la presencia de cincuenta escritores de naciones como Argentina, Ecuador, Brasil, México, España, Portugal, Italia, Rumanía y China y con la colaboración de la Biblioteca Babilonia, la Emisora Enlace Urbano, Portuario Aletier y el Caribe Real, y con el apoyo de la Colección Anverso, el Café Ibáñez, Uniediciones, el Periódico Argumentos, la Librería Ibáñez, la Fundación Romeros y la Revista Letra Libre. Rionegro de Letras es un evento organizado por Julio César Bustos y la Revista Virtual Poeta di Paso, y fueron sus anfitriones en ciudades como Medellín, Xalapa, Nuevo México, Bogotá y Monterrey, los poetas y escritores, Ensuncho de la Barcena, Rafael Antúnez, Marisol Bohórquez, Mónica Lucía Suárez, Felipe Donoso y Ángela Toxing Fam. A continuación compartimos con los lectores de LETRA LIBRE esta primera muestra poética del Rionegro Letras. Feliz navegación.



LUCILLA TRAPAZZO
nació en Cassino, Italia. Graduada en Lenguas y Literatura Extranjeras Modernas (“La Sapienza”, Roma). Realizó estudios de máster en “Cine y Video” (“American University”, Washington, DC), y ha tenido una formación continua teatral y artística. Trabaja como actriz, intérprete, crítica literaria, directora de teatro y formadora. Sus poemas y sus historias han sido premiados y publicados repetidamente en antologías y publicaciones literarias en varios países. Sus pinturas e instalaciones han sido expuestas en exposiciones internacionales, sus actuaciones presentadas en varios festivales de arte multimedia. Actualmente vive entre Zurich y Nueva York y colabora con asociaciones y revistas de arte, música contemporánea y literatura en la organización de eventos, festivales y espectáculos. Libros: Ossidiana, Volturnia ed., Es su primer libro de poesía, recipiente del primer premio “I Murazzi”, Torino 2019. Dei Piccoli Mondi, Il Leggio Ed. Trentagiorni – Haiku Lucilla Trapazzo, photos Alfio Sacco, Il Sextante Ed.

Si riempie di vetro il discorso nelle notti
senza sonno e di chiodi e lucchetti.
Non è nostro questo tempo lacerato.
Non è fuga non è spazio bianco né ali.

È la mano (la mia)
che precipita nell’ombra.
Perdonami e aspetta. Tra un’ora
accade il mattino.

Lascia che voli adesso la rondine
azzurra. Lascia che torni alla luce
a stormi di uccelli
infiniti.

Se llena de vidrio el discurso en las noches
sin sueño y de clavos y candados.
No es nuestro este tiempo lacerado.
No es fuga no es espacio blanco ni alas.
 

Es la mano (la mía)
que cae en la sombra
Perdóname y espera. Dentro de una hora
llega la mañana.
 

Deja que vuele ahora la golondrina
azul. Deja que vuelva a la luz
a bandadas de pájaros
infinitos.

Vorrei saperti incendio in me
senza domani.
 

E poi saremo strade e treni
opposte direzioni.
 

Un chiodo, un fiore
un filo teso sul barranco
tra le parentesi dei venti.
Si posa sopra il gomito l’assenza
(e l’alba è solo un alfabeto morse.)

Quisiera saberte incendio en mí
sin un mañana.
Y luego seremos carreteras y trenes
opuestas direcciones.
Un clavo, una flor
un hilo tejido en el barranco
en los paréntesis del viento.
 

Se posa sobre el codo la ausencia.
(y el alba es solo un alfabeto morse).

Sì, ti aspetto ancora al di là del fiume
e al di qua della ragione

Abitiamo lo spazio chiaro azzurro
delle mani al di là delle parole
già dette e lise
prima che tu nascessi.
 

E tu aspettami al di là del tempo
aspetta che io ritorni nella danza
di un fotone, nel lampo di un’iride
che per caso d’oro ti trafigge
senza carne nel vento
o incarnata nelle fronde del tuo albero
nell’oscena imperfezione dell’amore.


Sí, aún te espero más allá del río
y de este lado de la razón
Habitamos el espacio azul claro
de las manos más allá de las palabras
ya dichas y raídas
antes que tú nacieras.
 

Y tú espérame más allá del tiempo
espera que yo regrese en la danza
de un fotón, en el destello de un iris
que por fortuna te atraviesa
sin carne en el viento
o encarnada en las ramas de tu árbol
en la obscena imperfección del amor.


(Traducción de Marisol Bohórquez Godoy)



CAROLINA BUSTOS BELTRÁN
(BOGOTÁ 1979) Poeta, narradora y docente colombiana, reside en Francia desde 2003. Ha vivido también en Portugal y España. Sus artículos, ensayos, cuentos y poemas han sido publicados en antologías, revistas y blogs y han sido traducidos al portugués, al francés, al alemán, al italiano y al chino. Autora de Sueño Stereo, Editorial Caza de Libros, Bogotá, 2014 y Ediciones Altazor, Lima, 2017, Polifonías Dispersas poemario No. 148 “Un Libro por Centavos”, Universidad Externado de Colombia, Bogotá 2018, Estación Tropical y otros poemas sinuosos, Edición Bilingüe Español – Portugués, 9 Nueve editores, Bogotá, 2020.
 

 

TRÍPTICO I
DEL ESTADO DEL TIEMPO


1

Así la lluvia
cae.
Relámpago
hecho milagro.


Rodillas rasgadas.
Me detengo
y
la lluvia
no llega, no existe.


Así la lluvia
es ilusión
en espera prolongada.


TRÍPTICO I
DO ESTADO DO TEMPO


1
Assim a chuva
cai.
Relâmpago
feito milagre.


Joelhos esfolados.
Detenho-me
e
a chuva
não chega, não existe.


Assim a chuva
é ilusão
em espera prolongada.
 

2
(Me toca) La tormenta,
duermo
sueño que vienes
claro,
impetuoso.
 

(Me tocas) tempestad,
en ese acto violento
de entrar de improviso,
desapareces.
 

Esperé que pasaras:
lluvia.

Observé la ventana:
tormenta.
Quería escapar:
tempestad.
 

Comprender la alegoría
del estado del tiempo.
Pero tu rostro humedecido
tocaba
el borde de mi mejilla;
indagaba
en mis labios:

                       Besos.

2
(Toca-me) A tormenta,
durmo
sonho que vens
claro,
impetuoso.
 

(Tocas-me) tempestade,
nesse ato violento
de entrar de improviso,
desapareces.

Esperei que passasses:
chuva.
Observei à janela:
tormenta.
Queria escapar:
tempestade.

Compreender a alegoria
do estado do tempo.
Mas o teu rosto humedecido
tocava
o canto da minha bochecha;
indagava
nos meus lábios:

                    Beijos.

3
Tu ser hecho chubasco
busca refugio

dentro de mi piel;
afuera la fuerza del viento
hostiga la noche.
Nadie
es
ni
está.
 

Somos
   charcos
      desbordados en deseo.

4

O teu ser feito aguaceiro
procura refúgio
dentro da minha pele;
fora a força do vento
fustiga a noite.

Ninguém
é
nem
está.


Somos
    charcos
       transbordados em desejo.




CORINA OPROAE
, Poeta y traductora, Corina Oproae nació en Transilvania, Rumanía.
Reside en Cataluña desde 1998. Escribe en español y en catalán. Mil y una muertes (La
Garúa Poesía, Barcelona, 2016) es su primer libro de poemas, también publicado en
rumano, en su traducción, en 2018. Su segundo libro, Intermitencias, fue publicado por
Sabina Editorial, Madrid, en 2018. En 2019 publicó Temprana Eternidad, una antología
personal en Colombia bajo el sello Caza de Libros & Ulrika Ediciones que incluye,
además de una selección de poemas ya publicados, poemas del libro inédito Desde dónde
amar
. En catalán ha escrito La mà que tremola (La mano que tiembla), un libro de
reflexión poética sobre el hecho de escribir en una lengua que no es la lengua materna
(CafèCentral, 2020). Acaba de publicar una antología de poesía en sueco, Tidig evighet
(Simon editor, Jönköping 2020). Traduce del rumano y del inglés al catalán y al español.
Ha traducido autores como Marin Sorescu (premio Cavall Verd Rafel Jaume de
Traducción Poética, 2014), Lucian Blaga, Gellu Naum, Ana Blandiana (premio Jordi
Domènech de Traducción de Poesía, 2015), Pic Adrian, Dinu Flamand, Ioan Es. Pop o
Mary Oliver (Premio Nollegiu, 2018). Forma parte del jurado del premio de traducción
poética al catalán, Jordi Domènech.

PORQUE NO ES TUYO
No sabes acabar este poema
porque no es tuyo.
 

Te llegó un día lleno de amapolas
calladas, exangües y ausentes.
Se te posó sobre los ojos
como una mariposa despistada
y te cegó,
pero sentías sus alas
tambaleantes, aturdidas, lejanas.
 

Hoy, su aleteo ilumina tu ceguera.
Te habla en una lengua extraña
hecha de un silencio infinito
como un campo de trigo verde
dormido bajo el sol.
 

Te confiesa que hay muertos jóvenes
que aún pueden oler la tierra húmeda,
muertos que viven abrazos en la hierba,
felicidades amargas que palpitan
bajo la piel del olvido,
últimos y sagrados deseos de inocentes
desaparecidos en alguna de tantas guerras,
o un hambre atávica que se filtra raíces abajo
junto al olor a pan recién hecho.
 

También te confiesa que hay muertos viejos
que ya no pueden oler ni recordar olores,
muertos que se han vuelto materia
en descenso hacia el centro de la tierra
donde toda la vida que hemos sido
se reduce a un punto ínfimo
que todo lo contiene.
No sabes acabar este poema
porque no es tuyo.
 

Es el poema de todos los que han vivido
muerte y vida voluptuosamente,
los que saben que la tumba
es el único espejo que siempre
te devuelve el mismo rostro.
Un poema que sube desde las entrañas de la tierra,
desanda tiempo y espacio,

se posa sobre tus ojos
—efímera mariposa cegadora,
y te pide desesperadamente que lo continúes.
(Mil y una muertes, La Garúa Poesía, Barcelona, 2016)

METAMORFOSIS
Una mañana,
hace unas cuantas vidas,
me desperté y decidí ponerme a prueba.
Me dije:
serás mujer y hombre,
pez, insecto y pájaro,
montaña y grano de arena.
 

Como quien disfruta leyendo el final de los cuentos
antes de comenzarlos,
primero fui grano de arena
perdido en la infinitud inexorable
reflejada en la permanencia de las cosas.
Fui también montaña
extraviada en el inconsciente de los mortales
y descansé tanto durante esas vidas
que tuve la tentación de ser,
cuanto antes, hombre o mujer.
 

Pero dejé que las cosas siguieran su curso
y fui insecto —multiplicidad
reflejada en mi telúrica existencia.
Luego fui pez
debatiéndome entre el atávico
ir y venir de los mares.
Esa forma de vida me hizo albergar
deseos de alzarme
y entonces fui pájaro,
desplegando mis alas con la cadencia del infinito.


Fue cuando sentí tanta admiración
que en sueños entablaba conversaciones
con héroes que habían sido capaces de superar
prueba tras prueba hasta llegar a conquistar
el reino y la belleza.


También decidí hacer una pausa
y durante alguna vida
sencillamente no fui nada.

Ahora soy hombre. Ahora soy mujer.
No os extrañe si os confieso
que he sido muchos hombres y muchas mujeres,
y que de todas esas vidas conservo un recuerdo
más nítido que el alma de la palabra primera.
 

No acabaría nunca si os contara quién fui.
Mujeres y hombres
que habían sido granos de arena,
montañas, peces, insectos y pájaros
y una infinidad de otras cosas y de otros seres.
Hombres y mujeres extraviadas dentro de unas vidas
que, la mayoría de las veces, no eran las suyas.
Hombres y mujeres que sin embargo supieron ser ellas
y reconocerse a sí mismas cuando se llamaban
Adán y Eva, Orfeo y Eurídice, Romeo y Julieta,
Él y Ella, Tú y Yo.


(Intermitencias, Sabina Editorial, Madrid, 2018)



DIEGO VALVERDE VILLENA
(Lima, 1967). Magíster en Literatura Inglesa. Licenciado en Filología Hispánica, Filología Inglesa y Filología Alemana. Ha realizado estudios de doctorado en Literatura Medieval en las universidades de Oxford, Heidelberg,
Tubinga y Chicago. Profesor de la Univ. Mayor de San Andrés y profesor visitante en varias universidades e instituciones americanas y europeas. Ha publicado los poemarios El difícil ejercicio del olvido (1997), Chicago West Barry 628 (2000), No olvides mi rostro (2001), Infierno del enamorado (2002), El espejo que lleva mi nombre escrito (2006), Shir Hashirim (2006), Un segundo de vacilación (2011) y Panteras (2015). Sus poemas han aparecido en antologías y revistas de diversos países y han sido traducidos a varios idiomas. En su vertiente de ensayista ha publicado Varado entre murallas y gaviotas. Seis entradas en la bitácora de Maqroll el Gaviero (2011) y Dominios inventados (2013). Ha traducido, entre otros, a Arthur Conan Doyle, Rudyard Kipling,
George Herbert, John Donne, Edmund Spenser, Ezra Pound, Emily Dickinson, G. M. Hopkins, Nuno Júdice, Jorge Sousa Braga, Valery Larbaud, Paul Éluard, Paul Celan y E. T. A. Hoffmann.


METRO DE CHICAGO
A lo largo del viaje
la mujer de tu vida se te escapa repetidas veces,
siempre en el lado opuesto de la vía,
en el otro andén,
en la otra cola,
saliendo del museo o del restaurante cuando tú entras:
un segundo de vacilación es suficiente.

EL ZARPAZO DE DIOS
De un zarpazo Dios te muestra el mundo.
Él lo hace así, como jugando,
y te inocula el veneno de la percepción.
Ya toda la belleza se ofrece ante tus ojos
y el amor posible
y la fe necesaria para que hagas milagros.
Tu piel muta y también tus colmillos
y la caza menor te deja insatisfecho.
Dios con su zarpazo te ha hecho de los suyos
y estás absoluta, tremendamente solo.




ELIZABETH CÓRDOBA PÉREZ
(Bogotá, 1972) Poeta y gestora cultural. Compiladora “Antología Bosa” (Ensayos de escritores colombianos) 2020, “Páginas Partidas” Poemario, Garcin Ediciones. 2015. Incluida en: Antología Entra Mar - Sakura Ediciones 2019, “Crónicas de Duitama”- Premio a los estímulos de los artistas locales
2016, Antología Diez Mujeres de Colombia le cantan a la tierra “Universidad Agraria” Bogotá- 2015, Antología “Vuelven los comuneros 2015”- Publicada por la Universidad de Santander, Compiladora de la Antología de Poesía “ATA” de LIT. Asociación de literatura 2013, Antología de Ganadores- Promover Literatura 2012. Libros: “Crónicas de Duitama”- Premio a los estímulos de los artistas locales 2016, “Páginas Partidas” Poemario. Garcin Ediciones. 2015, Diez Mujeres de Colombia le cantan a la tierra “Universidad Agraria” Bogotá- 2015, Antología “Vuelven los comuneros 2015”-
compilador Hernán Vargas Carreño- Publicada por la Universidad de Santander, Compiladora de la Antología de Poesía “ATA”, LIT. Asociación de literatura 2013.
 

ALETEO
Subes por mis piernas
como el aliento de la muerte,
cruje la madera seca de los techos.
Se aproximan las aves con su aleteo,
en un instante,
la amargura invitó a los cuervos a beber de mis ojos.


CUERDAS
Las cuerdas se sueltan,
se desatan las manos,
los hilos tejidos de la vida se desprenden.


El abismo es habitado
por los jinetes de la noche
que en bandadas como aves acechan,
como aves de rapiña te devoran
cuando caes con tus sueños,
y la mentira, hueco sin fin,
te sostiene en sus manos.

HUÉSPED
Esa mañana
la serpiente que estaba enroscada
debajo del chinchorro
subió por la viga.


Yo tomaba el último trago de anís.


Al marcharme al pueblo,
la serpiente
ya se había instalado en mi espina dorsal
y me acompañaba a todas partes.
(Del libro Páginas Partidas)



ALESSANDRA CORBETTA
(www.alessandracorbetta.net) es doctora en Investigación en Sociología de la Comunicación y los Medios y trabaja como profesora adjunta y asistente de docencia en la Universidad LIUC-Carlo Cattaneo. Tiene una maestría en Comunicación Digital y actualmente está matriculada en una segunda maestría en Storytelling. Fundó y dirige el blog Alma Poesia (www.almapoesia.it), un proyecto
íntegramente dedicado al lenguaje poético italiano e internacional. Escribe para el periódico en línea Gli Stati Generali y Progressonline. Su último poemario se titula Corpo della gioventù (Puntoacapo Editrice 2019).


SPOSE
C’è un rito di passaggio, vestito di seta
e di organza, c’è uno strascico bianco
che scricchiola; si sbriciolano i pinoli sotto ai piedi,
come un tempo a piedi nudi sui sassi, le mani
sigillate in simboli sferici e aurei.
C’è una bambina a scavalcare il suo tempo
in pochi passi di rinuncia alla fiaba, in poche parole
di abbandono al possibile; c’è il solito baratto
e un giuramento truccato.


La damigella ha quattro anni
e un cesto di petali.


(da Corpo della gioventù, Puntoacapo Editrice 2019)


ESPOSAS
Hay un ritual de paso, vestido de seda
y organza, hay un sendero blanco
que cruje; se desmoronan los piñones bajo los pies,
como un tiempo descalzo sobre las piedras, las manos
selladas en símbolos esféricos y dorados.
Hay una niña que escala su tiempo
en pocos pasos de renuncia al cuento de hadas, en pocas palabras
de abandono a lo posible; ahí está el trueque habitual
y un juramento amañado.
 

La damisela tiene cuatro años
y una canasta de pétalos.


(Traduzione a cura di Marisol Bohórquez Godoy)

PARTENZA N°1
Un treno deragliando
mi è entrato nello stomaco: ora
il sedile lo occupano le mie viscere
Sgrani gli occhi, mi guardi
come se io non fossi più io,
eppure la morte ci riguarda
nella nostra intimità, fa esplodere
le piccole cose rimaste bloccate
per anni
negli interscambi del corpo.
Non mi dispiace assomigliarmi,
essermi simile in questo crogiolo
di grumi, organi molli e sangue
del resto
ti sono stata davanti quasisempre a pezzi


una donna-bambina suddivisa
in frammenti inconciliabili


(Inédito)

SORTIDA N ° 1
Un tren descarrilant
em va entrar a l’estómac: ara
el seient l’ocupen les meves entranyes
Obre els ulls, em mires
com si ja no fos jo,
malgrat això, la mort ens remira
en la nostra intimitat, fa explotar
les petites coses que es van quedar atrapades
durant anys
en els intercanvis del cos.
No m'importa assemblar-me,
ser com jo en aquest gresol
de grumolls, òrgans tous i sang
de la resta
he estat davant teu gairebé sempre a trossos
una dona-nena dividida
en fragments irreconciliables


(Traduzione a cura di Joan Josep Barcelo)

No hay comentarios:

Post Bottom Ad