Elegía y canto del olvido


 

A la memoria de un editor.
(“CARGO PRESIDENTE DE LA ASOCIACIÓN
DE LIBREROS DE BADAJOZ en 2006)


Tristedumbre de hospitales:
pulmón quebradizo y umbrío.
La vida mordiendo a dentelladas,
con prosapia humanecida:
tristeza huracanada:
Asepsia del alma.


I


7/1/2020: ELEGÍA CON “CARISMA LIBROS”


Hoy ha fallecido / nuestro amigo Huerto,
ya no florecemos / en su pensamiento.
Su casa vacía, / suspira en silencio;
nos llegan latidos / de ese momento.
Lo ha agotado el cáncer / que inundó su pecho;
se fue la ilusión / y, en dicho proceso,
quedaron truncados / todos sus proyectos:
Notas y cuadernos / navegan impresos.
Las ferias de libros / quedaron ya lejos;
las presentaciones, / todos sus eventos
de esfuerzo y tesón, / que con vivo empeño,
fueron la esperanza: / su gran universo.
Ha dejado el nido: / el mundo, los sueños;
ha saldado pagos; / hoy hijos y nietos
le añoran y, heridos, / no encuentran consuelo;
y la pobre esposa / llora su desvelo.
Y en la noche helada / del más puro invierno,
cuando arrecie el viento / o el duro aguacero,
veré un libro suyo, / y, en ese momento,
sabré que he perdido / a un amigo bueno.
Hoy ha fallecido / Don Francisco Huerto;
pues nunca tallecen / los lirios tan yertos;
entre los estantes /de cualquier lamento,
quedan mil recuerdos: /Duermen sus cuadernos.


II


CANTO DEL OLVIDO


Cuando se pierde a un amigo aparece una herida que sangra por el tiempo
vivido y supura en el alma; las estrellas se achican, dejan de brillar con resplandor
infinito; hasta parecen emitir sonidos lejanos, como si se despidiesen entre dolorosos
suspiros: ¡Ay! Yo he oído detenerse en el canto del olvido para decirme adiós... más no
he querido mirar hacia atrás y le he dejado libre cruzar su destino.


Cuando se pierde a un amigo, se le acuna en el alma; de poco te vale
entristecerse por él: Se le piensa con alas, se le sueña vivo, se le deja descansar para
luego elevarse: Ello hará que encuentre su camino estelar: sea feliz en su nueva
morada. Cuando se pierde a un amigo ha concluido su tiempo en el mundo; se bifurca
la senda y el dolor surge raudo y veloz, con velo tupido de antaño, y un adiós lastimero
por los momentos vividos... cuando se pierde a ese amigo.

¿Qué te ha parecido?

Artículo anterior Artículo siguiente


__________


Si eres lector de LETRA LIBRE hoy puedes resultarnos más útil que nunca. La crisis del coronavirus ha ocasionado un lógico desplome sin precedentes de la publicidad, nuestro único sustento para mantener el ritmo en las publicaciones. Gestiona tu apoyo aportando lo que quieras y cuando quieras como donante.

¡GRACIAS!