Kino Navarro: 'Como un disparo de Dios'


Se vende alma. Se vende sin corazón
que de ese músculo la sangre se envenenó.
Juan A. Carrasco

Me explicabas al oído que necesitaba mar,
mucho mar, pero yo solo me centraba en la tempestad
e intentaba taparme las aurículas,
para no oír el aguacero que se penetraba
intensamente en mi cuerpo fatigado.

Repetías incansablemente:
Necesitas mar, mucho mar.
Yo te declinaba, te arrastraba para que la multitud
te alzara unilateralmente, y tú me reprobabas:
Hace tiempo que no me escribes mis rezos.

Yo navegaba como un velero extasiado,
impugnándote extensamente, perdurando mis brazos
hacia todo el viento invisible e inmensurable.
Te asediaba mi inoportuno descuido.
Y yo solo quería gotas ebrias,
demasiadas gotas cayendo sobre el gentío,
sobre mis verbos trasnochados y sobre las palabras
interminables e irregulares.

No me hagas lanzarte estas vagas lágrimas.
Tú, hace tiempo desististe.
Seguías mortificándome.
Y otra vez necesitas mar, mucho mar.
Me lastimabas una y otra vez, lastimabas inmensamente.
¿Es sí o es no? ¿Por qué ese disparo?

¿Qué te ha parecido?

Artículo anterior Artículo siguiente


__________


Si eres lector de LETRA LIBRE hoy puedes resultarnos más útil que nunca. La crisis del coronavirus ha ocasionado un lógico desplome sin precedentes de la publicidad, nuestro único sustento para mantener el ritmo en las publicaciones. Gestiona tu apoyo aportando lo que quieras y cuando quieras como donante.

¡GRACIAS!