La Cita


Andar. ¡Qué extraño es andar!
Aparecer en las cataratas del Niágara,
en algún valle profundo de la sierra,
en la cumbre del Kilimanjaro
o en el desierto que tanto amó Lawrence de Arabia.
Andar para llegar a algún destino
que vaticinaron todos los oráculos
y nada se puede hacer para evitarlo.
Ir recogiendo en el camino
las flores sorprendidas,
aquellas que alegran nuestros días
o las que ya marchitó el tiempo cruel.
Ir deprisa o despacio,
asomarse por algún precipicio
o sentarse en el sendero que oscurece.
 Cruzarse con rostros suplicantes de cariño
o con aquellos que escrutan lo más recóndito.
Ser árbol o piedra, según el color del cielo,
o recibir al otoño, cuando ya no hay más remedio.

Andar. ¡Qué extraño es andar!
Llegar a tiempo a ver los huracanes,
sortear los vericuetos en la noche
y vadear algún río escabroso.

Andar y no olvidar nunca
que tenemos una cita con el mar.

¿Qué te ha parecido?

Artículo anterior Artículo siguiente


__________


Si eres lector de LETRA LIBRE hoy puedes resultarnos más útil que nunca. La crisis del coronavirus ha ocasionado un lógico desplome sin precedentes de la publicidad, nuestro único sustento para mantener el ritmo en las publicaciones. Gestiona tu apoyo aportando lo que quieras y cuando quieras como donante.

¡GRACIAS!