Hijos de la luz


A Piedad González-Catell: luciérnaga herida.

Eres estela porque la noche cerrada
ha incendiado tu alma de juglar;
mas, a todas costa, pretenden que ser luciérnaga herida...

Y huyes para brillar
aérea, a la sombra solar de la palabra. Pretenciosa, rapta
senderos rendidos donde se incuban las hadas dormidas
que pueblan caminos estelares.

Fluyes a contraluz, al amparo de los astros,
donde anidan transeúntes,
porque tu único sendero es el destino fulgente del cada día.

Cánticos dormidos que persiguen estelas nacientes;
que ocultan deseos que todo lo pueblan:
ocasos encendidos de llantos lunares.
Y no hay más que un deseo infinito de trenzar
el albor de un verbo mágico
con un cielo poblado de “alveoladas” palabras.

A los hijos de la luz
el Dios los modela, con la sombra de los abismos,
porque la negrura de la vida, que todo lo puebla, corroe y
consume al perverso, con egoísmo de caballo.

Fuiste estela piadosa, en una noche cerrada que asfixia:
Te poblaron de luz, luciérnaga herida;
y en su tiempo se consumirá el astro,
mas tu verbo transita para siempre libre y migratorio.

¿Qué te ha parecido?

Artículo anterior Artículo siguiente


__________


Si eres lector de LETRA LIBRE hoy puedes resultarnos más útil que nunca. La crisis del coronavirus ha ocasionado un lógico desplome sin precedentes de la publicidad, nuestro único sustento para mantener el ritmo en las publicaciones. Gestiona tu apoyo aportando lo que quieras y cuando quieras como donante.

¡GRACIAS!