Axioma e hipótesis: un teorema de 180 grados



Axioma: proposición o enunciado tan evidente que se considera que no requiere demostración.

Hipótesis: Suposición hecha a partir de unos datos que sirve de base para iniciar una investigación o una argumentación.

Tendemos a pensar que vivimos en un mundo más libre que el de hace cien o cuatrocientos o mil años. Es mentira. La mentira triunfa delante de nuestras narices: es el triunfo de la propaganda que nos chulea a plena luz del día. En realidad debería llamarse al conjunto de alarmismos "psicosis globalizante inducida". Exageraciones y una serie de ultimátum, deformaciones grotescas de los problemas cuyo fin es crear un estado de locura colectiva. Acarreará violencia. Plan maestro totalitario.

La agitación y propaganda ya no observa como medio para lograr un objetivo ninguna barrera. Ni humana, ni física, ni moral: la propaganda transciende todas las categorías. Tener pene no es de niños y tener vagina no es ser niñas. La piel o la carrocería son importantes. Y es que no importa a estas alturas, queridas antiguallas antropomórficas, la sexualidad celular...”¡Vaya golpe de suerte! –diréis- ¡No es operable!” La belleza de las cosas está en sus cáscaras. Vale, bien, que a mí eso me toque los cascarones. Pero, ¿quién soy yo? Como veréis, nadie.

Así que iba por eso de que de todo cuanto nos condicionaba somos libres. Vale. "De todo cuanto nos condiciona somos libres". Esto tenía que pasar. Recuerdo esos tiempos no tan lejanos que me reía de El secreto y sus lectores. Siento la nostalgia de los bastantes que reían conmigo. Ya empezaban a crecer como setas los defensores del nuevo orden, pero eran todavía sanas nuestras risas. En aquellos tiempos nos reíamos de los tontos; hoy nos están cercando. En fin, continuo a lo mío. Como es una proposición evidente e indemostrable y yo estudié bastante física en mi juventud, lo llamaré Primer Axioma. Acoto: Primer Axioma de muchos de los otros que no son yo. ¡Ay! Para mí este axioma no pasa de hipótesis aberrante. Lo que sucede es que a partir de él se ha construido la teología del nuevo Demiurgo, así que...Pero, ¿quién soy yo? Como ya vais viendo, nadie.

Nota.- Dado que esto lo estoy improvisando a la carrera, temo mostrarme incapaz de enarbolar un Segundo Axioma o Axioma Segundo. Es un inconveniente previsible que me va a joder el post.

Una vez dilucidado el primer término, hablemos de los medios. Ejemplos de nuestros días.

1) Si hay que traficar con seres humanos en el Mediterráneo para un fin bien espurio que no puedo tratar aquí, se trafica. A tal efecto, llamamos refugiados y llamamos rescates a lo que son negocios de sangre, trata de seres humanos, esclavismo, mafia y violación de las soberanías nacionales. Podríamos hablar de la generación de la violencia en Europa, de la desestabilización del continente. Plantearnos también que mañana sucederá a este atardecer de fiebre pseudo humanista: ¿es tan difícil? ¿Tan ajeno es ya a tantas mentes el concepto de responsabilidad? ¿Qué parte de “puerto seguro” no se entiende? El por qué, si es tautológico, no es racional: un sí porque sí no se basta a sí mismo.

2) Si hay que ignorar incendios propios e incendios inconvenientes, se ignoran; lo importante es derrocar al disidente conservador. Que los incendios no oculten las hogueras. Que no hay nada tan anticapitalista como derrochar los recursos lo sabemos los que tenemos una economía ramplona en la que nada se nos regala o subvenciona. Quemar la Amazonia es anticapitalista. En serio, no asemos las chuletas con billetes.

¡Anda! Tengo una hipótesis: Que parezca al ciudadano que el Apocalipsis ha llegado cuando lo que negligente o/y desgraciadamente arde en 2019 es similar a lo quemado en años anteriores es debido a una psicosis globalista inducida. En esta deriva fanática no existe materia lo bastante sagrada como para ser apartada de la hoguera sobre la que han de arder los Bolsonaros, Trumpos o Trumpes, Salvinnis y Abascales. El dogma global debe imponerse a toda costa, cueste lo que cueste, caiga quien caiga. Para el dogmático del calentamiento global y el cambio climático ni siquiera la naturaleza merece el indulto. No hay nada más efectivo para demostrar la certidumbre de una crisis que provocarla.

Nota.- He mostrado un axioma y una hipótesis. Para quien quiera darle un giro de 180 grados a esta reflexión, haga el intercambio: llame a la hipótesis (que vivimos una situación creada que podemos denominar psicosis globalista inducida) axioma o postulado, pues verá cierta verdad evidente en su enunciado; y rebautice al axioma como hipótesis (De todo cuanto nos condiciona somos libres), pues sabrá ver qué de artificiosa, falsaria y vana tiene la libertad sin trabas, la libertad sin oposición. Sin un- ser-yo-mismo que trascender no hay libertad.

En conclusión, la humanidad tribal ha elegido chivo expiatorio. La historia del mundo –la historia de Occidente- parece hallarse a las puertas de la batalla final; toda la Tierra está concernida en el enfrentamiento entre el individuo y la tribu. No sé yo si algún ser humano elevará su voz discordante por sobre el tumulto. Si tal, me pregunto si la turba lo despedazará. ¡Por las barbas de Senaquerib! ¡Lo hará trizas! Pero, ¿quién se atreverá a hablar? No será ese trovador natural que anhela ser trompeta y tambor de las hordas quien alce la voz de la justicia. Él canta para la tribu. El ego del poeta propende a identificarse con la tribu, a ser la conciencia de la tribu o, mejor, a que la tribu sea la expresión de su conciencia. Por un tiempo come el rancho del guerrillero: canta para el sustento (el suyo). ¿Cuántos poetas no son bardos, eh? Pocos, chavales, pocos. Se atreverá el individuo. La historia del mundo, es decir, la historia de Occidente, es la del individuo contra la tribu, es la de la verdad contra la mentira.
Axioma e hipótesis: un teorema de 180 grados Axioma e hipótesis: un teorema de 180 grados Reviewed by LETRA LIBRE on 9.9.19 Rating: 5

No hay comentarios