Primero



Nunca en su vida había sido un triunfador, el primero en nada, no ganó ninguna competición escolar, no desfloró a ninguna virgen, no fue el primero en casarse de sus hermanos o amigos, o el primero en ser padre. Era el último de cuatro hermanos, todos varones, y cubrió la penúltima plaza libre en su puesto de trabajo. Ni siquiera fue el primer marido de su esposa, y no su prioridad o primer amor, ya que ella decía que era lo que más quería en el mundo después de sus hijos, claro está. Ni aún su perro lo prefería a él, y sus hijos eran madreros.

Ansiaba y desesperaba ser el primero en algo en la vida, o para alguien.

Entonces sucedió, la Parca vino a visitarlo y fue el primero de sus hermanos en morir, el primero de sus amigos en fallecer, el primero en tener un accidente de trabajo con fatalidad en su compañía, y por fin su familia lo lloró porque fue la primera pérdida que experimentaron en sus vidas. Lo había conseguido, había triunfado, al final fue el primero en algo.