El misterio Velázquez: ficha de lectura

[Por C. Iglesias]
Autor: Eliacer Cansino
Nacido en Sevilla, es catedrático de Filosofía desde 1980. Imparte esta asignatura actualmente en un instituto de su ciudad natal (a mi madre le dio clase de Filosofía en COU y la dirigió en una obra de teatro). Ha obtenido diversos galardones, destacando el Premio Internacional Infanta Elena en 1992 y el Premio Lazarillo de 1997 por esta novela.

Breve resumen de la obra

Este libro trata de la historia de Nicolás Pertusato, “Nicolasillo”, un niño enano (una enfermedad) que es trasladado de su Italia natal a España, al palacio de Felipe IV, donde haría de sirviente. En esa época estaba de moda en todas las cortes europeas tener a personas con deformaciones físicas o intelectuales (locos) y de otras razas, en fin, gente diferente. Su misión era divertir y acompañar, y generalmente, terminaban siendo como de la familia.

Allí conoció a Diego de Acedo, enano que ejercía de funcionario, Maribárbola, otra enana de origen alemán que acompañaba a las infantas y a Juan Pareja, ayudante de Velázquez, que le dio la libertad como esclavo, y gran pintor. Todos ellos residentes en palacio. Nicolasillo tomará clases y es muy admirado por conocer muchos versos. Más tarde, será enviado a la casa de Velázquez gracias a su gran inteligencia y allí será espectador y admirador de la obra de Velázquez hasta el mismísimo día de su muerte.

El misterio que narra este libro es la aparición de la Cruz de Santiago en el traje del autorretrato de Velázquez en “Las Meninas”(se aprecia en el cuadro), después de finalizado y estar colgado en las estancias reales. Esta cruz, es pintada por el criado de Velázquez, Juan Pareja, a petición de Nicolasillo ya que se lo había pedido el maestro en el lecho de muerte. Velázquez quería pintar con toda su alma el cuadro de “Las Meninas”. Él tenía la idea del cuadro en su cabeza, pero no era capaz de plasmarlo en el lienzo. Un tal Nerval tenía la solución, pero a cambio de facilitarle el secreto para poder pintar el cuadro, Velázquez tenía que entregarle su alma. Velázquez pinta por fin su grandioso cuadro y poco antes de su muerte, le pide a Nicolasillo, en el que tiene puesta toda su confianza, que pinte en su autorretrato del cuadro la Cruz de Santiago, (título otorgado por el rey a Velázquez, justo antes de su muerte) ya que así podrá salvar su alma.

Opinión personal

El libro me ha parecido interesante por dos motivos: el primero es porque me ha enseñado costumbres de esa época (finales del XVI-principios del XVII: tener a enanos en la corte, por ejemplo) y segundo, porque explica la genial obra de Velázquez. Así, en el mismo libro, que no es muy gordo, aprendes, literatura, arte e historia.