Oda o quimera, quién lo sabe

Perdida entre mis letras percibí una sombra y vislumbre una luz, escribía sin saber muy 
bien porqué, nada tenía sentido…
las palabras se agolpaban en mi mente
como un remolino de inquietud.

No era yo, ni tan solo una quimera, pero sí, alguien que aparece y que irrumpe en tus pesadillas provocando desazón en tu interior. ¿Qué era si soñaba azorada, el 
cansancio o mi propio abatimiento? 

Miré la luna y observé las estrellas, m
e sentí cómo brisa marina, y al instante me encontré, perdida entre el silencio y la fusión del fuerte oleaje y la fresca espuma del mar. 

Comprendí que no era la ataraxia de un recodo de mi mente, si no, quizás la efimera pesadumbre que albergaba en el fondo de mi alma como una espina que te desgarra. 

Qué efímero el camino de luz que deja la luna al reflejarse en el agua, y el arrebol que sonámbulo camina dormido, y alarga
los brazos hasta llegar a la luz tenue de tonos rosados que precede justo antes de la salida del sol. 

Sólo un acendrado logra conseguir tantas sensaciones en una sola noche sin prosa ni letras, y llega a comprender que no es un sueño ni una pesadilla; sino la vida misma que interfiere en las páginas en blanco y deja que las palabras fluyan en tu interior.

¿Qué te ha parecido?

Artículo anterior Artículo siguiente


__________


Si eres lector de LETRA LIBRE hoy puedes resultarnos más útil que nunca. La crisis del coronavirus ha ocasionado un lógico desplome sin precedentes de la publicidad, nuestro único sustento para mantener el ritmo en las publicaciones. Gestiona tu apoyo aportando lo que quieras y cuando quieras como donante.

¡GRACIAS!