La primera fascinación




Patinaste entre mis dedos.
No pude siquiera decirte adiós.
Elevé mi mano al cielo,
pero no volviste la mirada.
No comprendí que jamás volverías.
Que el fulgor de tus cabellos
sería solo reminiscencia.
¡Cuántas veces deseé abrazarte
y topé con el espejo de mi tiniebla!
Te busqué en otros ojos.
Creí encontrarte en otros roces.
Me abismé en el juego de otra seducción.
Pero nunca sentí lo mismo.
Solo trasuntos del prístino embeleso.
Duele el recuerdo,
la fugacidad de la llamarada.
Nuestro amor fue apenas un instante.
El que tarda en asomar la marchitez.

¿Qué te ha parecido?

Artículo anterior Artículo siguiente


__________


Si eres lector de LETRA LIBRE hoy puedes resultarnos más útil que nunca. La crisis del coronavirus ha ocasionado un lógico desplome sin precedentes de la publicidad, nuestro único sustento para mantener el ritmo en las publicaciones. Gestiona tu apoyo aportando lo que quieras y cuando quieras como donante.

¡GRACIAS!