Más allá del polvo y de las cenizas

A la memoria de mi padre
Nostalgia de tus manos,
de tu voz fuerte y erguida, como un roble,
de tu mirada oscura y penetrante, como un cuchillo en la noche.
Tenías el ardor de los héroes homéricos,
pero tu piel era tersa y blanca.
Inventabas paraísos, jardines, océanos,
para frenar el dolor y la envidia.
Guardabas, entre tus cosas, las cartas, los versos, el crucigrama
y una larga lista de sinsabores.
Te sumías en el silencio distante y versátil,
pero nunca te alejabas de tu puerto.
Creías en el hombre, en las estrellas, en las ruinas y en el Big Bang.
Dialogabas con el tiempo, con Platón y con Beethoven.
Cerrabas los ojos para grabar la belleza en tu alma de poeta.
No envejeciste nunca,
y las nubes no interrumpían tu sueño.
Andabas despacio, pero sin miedo al frío y al hambre.
Recorriste desiertos y calmaste tempestades.
Luchaste con la espada contra monstruos y gigantes,
y el valor fue tu compañero entre las sombras de la muerte.
Ahora que ya no estás,
y que, pese a todo, suena una música lejana,
sé que tu existencia no fue inútil,
y que me esperas más allá del polvo y de las cenizas.

¿Qué te ha parecido?

Artículo anterior Artículo siguiente


__________


Si eres lector de LETRA LIBRE hoy puedes resultarnos más útil que nunca. La crisis del coronavirus ha ocasionado un lógico desplome sin precedentes de la publicidad, nuestro único sustento para mantener el ritmo en las publicaciones. Gestiona tu apoyo aportando lo que quieras y cuando quieras como donante.

¡GRACIAS!