Yo prefiero que me roben



Ya lo tengo claro. No hace mucho que lo sé, pero ya lo sé: yo prefiero que me roben.
Tanto nos han obligado a polarizarnos que al final nos vemos obligados a elegir entre el Cambio y la Corrupción. A sabiendas de que, ni el cambio es cambio, ni la corrupción es corrupción, y que ambas cosas sólo son exageraciones interesadas de una realidad ideológicamente sesgada desde un único extremo. Pero elijo igualmente. Y antes sopeso:

Sopeso el tema de las herencias

Dice la izquierda y cito “Es la única forma de reducir la desigualdad en origen”, “Ser demócrata es expropiar”. Es decir, que el que mis padres dedicaran su vida a proporcionarme a mí una mejor a estos señores les parece injusto. Les parece que es mucho más justo esperar a que hayan muerto para quitarme lo que ellos querían dejarme y por lo que estuvieron tantas horas fuera de casa, por lo que aguantaron tantos jefes y por lo que sacrificaron mucho de lo más valioso que tiene un padre: el tiempo con sus hijos. Sí, mis padres, que vinieron a Madrid con lo puesto y que consiguieron una vida mejor a base de esfuerzo y trabajo, sin que nadie les regalara nada, sin pedir subvenciones, ni paguitas, ni ayudas, ni crear plataformas, todo a base de trabajo, trabajo y más trabajo, a veces hasta en dos a la vez, a veces pasando semanas en países al otro lado del mundo. Y a estos señores les parece que lo justo es deshacer lo que hicieron, enterrar su memoria y “redistribuir” el regalo que querían dejarme. Pues no. Ustedes no pueden.

Sopeso el tema de la religión

No soy creyente. Ni creo en ninguna entidad religiosa, ni soy anti-alguna. Pero la izquierda asalta iglesias, se ríe de los crucifijos, desprecia las fiestas cristianas. Todo ello, al mismo tiempo que subvenciona mezquitas, felicita el Ramadán, y ofrece privilegios a inmigrantes islámicos que los españoles no tienen. Es decir, estos señores no son laicos, eso sería hasta elegante, estos señores son anticristianos. ¿Por qué? Sólo ellos lo saben.
Y yo no quiero unos gobernantes que sean incapaces de respetar las creencias de buena parte de sus ciudadanos. Así que no. Ustedes no pueden.

Sopeso el tema del terrorismo

De Arnaldo Otegui (exmiembro de ETA) dice la izquierda y cito “Merece que se le reconozca como una pieza importante para el futuro de convivencia y de paz”, “Sin personas como Otegi no habría paz”. Esta persona tan merecedora militó en ETA, presuntamente hizo explotar una gasolinera, robó vehículos a mano armada, y secuestró al menos a tres personas. Ha sido condenado por varios de estos delitos e inhabilitado para ejercer cargos públicos. Pero la izquierda cree que merece reconocimiento. La izquierda cree que debemos tener empatía con ETA.
De Ignacio Echeverría (muerto al enfrentarse a terroristas islámicos) dice la izquierda que no merece reconocimiento porque y cito “no está demostrado que llevara un monopatín”. Le han negado el homenaje en Alicante. Le han negado el homenaje hasta en su ciudad natal, El Ferrol.

De Miguel Ángel Blanco (secuestrado y ejecutado) dice la izquierda que no hay que hacerle homenajes y cito "para no hacer una situación de menosprecio de unas víctimas en relación a otras". Miguel Ángel Blanco no fue una víctima, fue La Víctima. No fue un asesinado más, sino que se convirtió en un símbolo, una bandera que unió a todos contra ETA. La izquierda no entiende, perdón, no quiere entender, que Miguel Ángel no existe en el recuerdo sino como el atentado que hartó a una sociedad resignada, que sacó a la calle a un millón y medio de personas sólo en Madrid, sin autobuses fletados ni bocadillos. La muerte de Miguel Ángel fue el principio del despertar y el fin de la resignación. Miguel Ángel no fue una víctima, fue todas.

Pero, claro, a Ignacio lo asesinaron islamistas, Miguel Ángel era del PP y la izquierda quiere que lo entendamos. Pues no, el terrorismo no es justificable, así que no. Ustedes no pueden.

Sopeso el tema de la gestión de lo público

Masajistas para invitados, vuelos en primera clase, miles de euros en contratos a dedo para amiguetes, semáforos con falda, jardines millonarios, radios propagandísticas, nuevos miles de funcionarios sin concurso, autobuses con jardines, periódicos políticos, dietas amañadas, patrimonio público infrautilizado, votaciones que sólo se respetan si convienen, paralización de inversiones, reformas en los despachos, decenas de nuevos asesores también a dedo… Vaya con el cambio. Muy grande el cambio, la verdad. Y además, ahora viene la subida del impuesto de matriculación, la subida del IBI, la propuesta de subida del IRPF e hicrocarburos… ¿Para pagar todo lo anterior quieren subir los impuestos?
Pues con mi trabajo y el tiempo que dejo de dedicar a mis hijos, no. Ustedes no pueden.

Sopeso el tema del enchufismo

La novia es ahora portavoz, el padre es ahora subdirector de la agencia tributaria, el otro novio es ahora asesor, el hermano es ahora también asesor, el hijo es ahora director de Calle 30… Dice la izquierda que la monarquía debe ser abolida porque es injusto que al rey no lo haya votado nadie y que sólo tenga el cargo por ser hijo de. Vaya. No me aclaro ¿Se puede tener un cargo y un salario público por ser hijo de o no?
Las normas éticas son para todos o no son. No son sólo para los que ustedes deciden, así que no. Ustedes no pueden.

Sopeso el tema de la magufería

Dice la izquierda que las pulseras antienvejecimiento son beneficiosas para la salud, que el WIFI es perjudicial, que los alimentos transgénicos nos harán enfermar, que la homeopatía funciona y que las vacunas sólo sirven para enriquecer a la farmacéuticas. Las vacunas. ¡Las vacunas! Ese invento malvado que ha permitido controlar y erradicar enfermedades que mutilan y matan.
En fin. Que no. Que ni yo ni mis hijos vamos a exponernos a volver al siglo XII. Ustedes no pueden.

Sopeso el tema de la manipulación

Dice la izquierda que son transparentes. Y cuentan muchas historias para demostrarlo:
¿Saben aquella historia de uno que lloraba por su precariedad al mismo tiempo que su padre cobraba en B? ¿Y la historia de aquella camarera cuya jefa le robaba tanto que se compró un descapotable? ¿Y la historia de aquel cuya abuela tenía que agacharse al suelo para recoger las monedas que su malvada jefa le tiraba?
Y… ¿saben que el paro va mal? ¿Saben que el ayuntamiento de Madrid ha reducido deuda gracias a su excelente gestión? ¿Saben que la X de la declaración de la renta financia medios de comunicación? ¿Saben que se ganó la moción de censura al gobierno? ¿Saben que Doñana ha ardido porque se cambió la Ley de Montes? ¿Saben que se le exigen millones al ayuntamiento de Madrid para hacerse cargo del metro?  ¿Saben que A. Machado ya hablaba de Franco en 1912? ¿Saben que Trabajo les multa por persecución política? ¿Y que los jueces también les imputan por persecución política? ¿Saben que nadie de la izquierda va en coche oficial o usa un palco? ¿Saben que cerrar la puerta a alguien que no está invitado es reprimir la libertad? ¿Saben que ningún sueldo de la izquierda supera 3 veces el IPREM? ¿Saben que el Canal de Isabel II es privado? ¿Saben que el 30% de la población española es pobre? ¿Y que el número de niños hambrientos es el mayor de toda Europa? ¿Saben que existe una trama organizada para robar a los españoles? ¿Saben que en Madrid sólo se pagan 100 euros de IBI?
¡Que no! Que no engañan a quien no es una oveja crédula. Ustedes no pueden.

Sopeso el tema de la hipocresía

Dice la izquierda que explotar a los trabajadores está mal (mientras les pagan en B o ni siquiera les pagan), que la vivienda no es para especular (mientras compran y venden vivienda protegida), que los homosexuales molan  (mientras son financiados por quienes les matan), que los ricos deben pagar sus impuestos (mientras usan el impuesto de sociedades en vez de IRPF para “ahorrar” unos cientos de miles de eurillos), que Venezuela no es una dictadura (mientras su gobierno reprime las manifestaciones a tiros), que los desahucios son inhumanos (mientras desahucian a sus inquilinos), que no tienen para pagar a sus colaboradores (mientras ganan unos 8.000 netos/mes), que los jueces están politizados (sólo cuando imputan a la izquierda), que tenemos la misma represión en la expresión que en la dictadura (mientras señalan y acosan a los medios críticos), que todos son culpables si ellos lo dicen (mientras que ellos son inocentes sólo porque lo dicen y es verdad verdadera)…
Tremendo. Ustedes no son de verdad. Son una gran estafa. Conmigo no, ustedes no pueden.

Sopeso el tema de la gestación subrogada

Dice la izquierda que hay que estar en contra con ¿un argumento sobre clases sociales? Que dice la izquierda que y cito "las mujeres ricas jamás gestarán para padres pobres". Que la gestante tendrá que "firmar un contrato y no podrá arrepentirse". Que los ricos "quieren bebés a la carta y no el que les toque en el orfanato". No estoy a favor, ni en contra pero… esto es demasiado.
Las gestantes pobres pueden elegir. Nadie las obliga a "alquilar" su vientre. Da igual el dinero que les ofrezcan. Si no quieren, no quieren. Por tanto, si alguien mercantiliza es la gestante, no la futura madre. ¿Si alguien te ofrece un millón por matar a alguien y lo haces, quién es el asesino? ¿Por qué, en este caso, la culpa es del que paga? Ah sí, por ser presuntamente rico.
Nadie es tan obtuso de pensar que un embarazo no conlleva gastos. ¿No es legítimo pagarle a la gestante los gastos en los que pueda incurrir? Alimentación, ropa, desplazamientos, educación, vitaminas, molestias y riesgos... ¿Cuando alguien te pide que hagas algo que te costará dinero no suele ofrecerse a compensarte? ¿Por qué, en este caso, parece atroz? Que ya, que ya, que el que paga es presuntamente rico.
Los contratos son acuerdos por escrito. Se hacen para ser respetados. Si quieres tener la seguridad de que puedes arrepentirte pon una cláusula. O no lo firmes. Pero si te comprometes, lo haces. Lo contrario es estafa. ¿Este caso es distinto? ¿En serio? Imagina la pareja donde a ella se le extirpó el útero, que han ahorrado años, que llegan a un acuerdo con alguien en el que ponen sus ilusiones y sus sueños y que, al nacer el bebé, les dice "ja...ja. ahora el nene para mi". ¿En serio defendemos que el compromiso pueda ser roto arbitrariamente? Ajá, es que los contratos con ricos no hay que respetarlos no vaya a ser que se aprovechen.
Nadie en su sano juicio espera que un bebé nazca exactamente como desean. ¿Bebés a la carta? ¿Que lo geste otra da control sobre las características del bebé? ¿En serio? Ya, ya, ser rico te da control sobre el ADN.
No es la derecha la que está haciendo que sólo importe el dinero. Es la izquierda quien lo está priorizando. Así que no, ustedes no pueden.

Sopeso el tema de la economía

Dice la izquierda que “quien más tiene más debe pagar”. Los impuestos deben ser progresivos. Muy bien. Pero la izquierda no dice que aquí no son progresivos, son exponenciales. Ni dice quién se considera rico. Todo se calcula en función de la renta, por lo que el que más paga también es el que menos recibe. La renta que se tiene en cuenta para no recibir se calcula como si no se pagara nada. Es decir, se paga dos veces. A ver, para los que saben de economía lo mismo que el hermano:
Imagina que Pablo, rico, se quiere comer una pizza. Va al súper a comprar una rica masa y un rico tomate. Parece que el tomate está de oferta. Pero Pablo no puede acceder a la oferta porque sólo es para pobres, así que compra sólo la masa. Se va a casa, amasa, sofríe, adorna, cuece y, después de una hora trabajando, ya tiene su pizza aunque ya no es tan rica porque no tiene tomate. Suena el timbre: un desconocido le dice que tiene que darle el 45% de su pizza. Se le queda cara de tonto. Ha ido al súper, comprado lo que ha podido y currado para ahora comer una pizza sin tomate y de la que además le quitan la mitad.
Imagina ahora a Pedro, que es pobre. También tiene hambre. Va al súper y encuentra un rico tomate de oferta, así que decide hacerse una sopa. Suena el timbre: ¡un desconocido le trae la mitad de una pizza y encima hecha! La completa con su rico tomate y se la zampa en un visto y no visto. Pedro acaba comiendo una pizza más rica que Pablo. Parece raro, ¿verdad? Lo raro de verdad es que el criterio para decidir que Pablo es rico es haber llevado a casa el 100% de una pizza y el criterio para decidir que Pedro es pobre es haber llevado a casa el 0% de una pizza. Ahora parece hasta injusto, ¿verdad? Pues dice la izquierda que Pablo debe pagar aún más del 45% porque Pedro no sale de la pobreza. Y Pedro, por supuesto, exige la mitad de la pizza porque la izquierda le ha contado que está en su derecho.
Con mi trabajo no. No a costa del tiempo que dejo de estar con mi familia. Ustedes no pueden.

Sopeso el tema de los delincuentes

Sin rebuscar mucho, una encuentra agresores, defraudadores, terroristas, pederastas, ladrones, okupas y traficantes dentro de la izquierda. Condenados. Con antecedentes criminales. Y en cargos públicos. Esto es lo que ha traído la izquierda para decirme cómo vivir y lo que tener. Que dice la izquierda que ésta es La Gente decente y honorable. Que dice la izquierda que un terrorista o un traficante va a mejorar mi vida, hacerme más rica y darme un bienestar superior. Que dice la izquierda que un pederasta va tener poder en alguna decisión que afecte a mis hijos. 
Así no. Ustedes no pueden.

Sopeso el tema de la bandera nacional

En este caso la izquierda no dice pero hace. Lo cual ya es curioso para todo lo que habla. Retiran la bandera española de los ayuntamientos, evitan usar la palabra España a sus discursos, aspecto reconocido y cito “Pero yo no puedo decir España, no puedo utilizar la bandera roja y gualda.”. Eliminan el idioma castellano de sus colegios, de sus administraciones, de sus carteles. ¿Por qué esa aversión? Sólo ellos lo saben.
Mientras tanto miro hacia afuera y siento envidia: en las pelis americanas sale su bandera, los ingleses ondean su bandera y cantan su himno para recibir el año nuevo, los franceses cantan su himno atrapados en un túnel mientras oyen explosiones.
La izquierda nos ha convencido de que lucir nuestra bandera es sinónimo de aprobar una dictadura. Yo no me dejo convencer. Ustedes no pueden.

Sopeso el tema de la hiper-protección

Feministas. Homosexuales. Inmigrantes. Okupas. Ya está. Sólo por haberlos nombrado soy candidata a ser linchada, según la izquierda.

¿Mujeres con pelos en las axilas? Dice la izquierda que oprimimos a las mujeres porque no nos gusta el pelo en sus sobacos. Pues yo lo veo igual que el que nos dé asquete ver que alguien se come los mocos. ¿Se imaginan una campaña feminista que diga algo así como "me como los mocos porque son míos y yo decido sobre ellos"? Lo que consigue la izquierda es trivializar los problemas de las mujeres por el hecho de serlo.

¿Transexuales con billetes de bus gratis? ¿Se vuelve uno cojo por ser transexual? ¿O será que si vas con billete gratis te discriminan menos que si vas con billete de pago? Bueno, esto último no lo sabré nunca porque a mi me toca pagar el billete. ¿Transexuales condenados? Dice la izquierda que el caso del transexual condenado por humillación a víctimas del terrorismo en realidad lo fue por ser transexual y porque somos una sociedad heteropatriarcal. Vale. La próxima vez que quiera cometer un delito me haré pasar por transexual, así todo lo que haga será porque la sociedad intenta reprimirme. Entonces la izquierda me protegerá y seré inmune.

¿Welcome refugees? Estoy confundida. ¿No era la izquierda la que decía que teníamos millones de pobres y niños hambrientos? ¿Lo han resuelto ya? ¿No? ¿Pero sí podemos resolver la emergencia de otros? Ah. Que se puede todo. Porque sí se puede. No quieren. Pero pueden. Porque son la izquierda.

¿Que un okupa denuncia al propietario por allanamiento y gana el juicio? Bueno, esto no es ni expropiación, esto es sometimiento. Ahora el que ha trabajado toda su vida y se compra una casita, queda indefenso ante el que le quiera robar su casa porque la justicia le dará la razón. Porque dice la izquierda que cualquiera, y cito, "con necesidad está en su derecho de dar una patada en la puerta". Necesidad sí. Robarle a otro no.

Así que sí. Después de sopesar estos temas y otros que guardo para otro rato, lo tengo claro. Si tengo que elegir entre Cambio y Corrupción, elijo Corrupción.

Que me roben es una vergüenza.

Pero infinitamente más pequeña.
Yo prefiero que me roben Yo prefiero que me roben Reviewed by LETRA LIBRE on 6.9.17 Rating: 5

No hay comentarios