La llamada de una pasión


Laura Gallardo Herrero tiene 24 años y siempre ha estado involucrada en el mundo del deporte. En casa le surgió el deseo irrefrenable de fortalecer su cuerpo (hasta los  20 años no empezó a ir al gimnasio). Para poder lograr su objetivo ha tenido que realizar unos estudios acordes con la meta que pretende alcanzar: Laura es autónoma en Nutricionista deportiva y Entrenadora Personal; también Entrenamiento Funcional en Core 360, Marketing Digital y Redes, Monitora de Educación física, Alimentación deportiva, herbodietética y homeopatia.

Además de adquirir los conocimientos encaminados a lograr su sueño, Laura necesita realizar unos ejercicios específicos, seis veces por semana, dos veces al día (a  veces, tres); el séptimo día, el que se supone que tiene de descanso, hace cardio en ayunas. Es supervisada, generalmente cada semana, por el preparador José Parejo Jiménez: Director y Formador de cursos relacionados con el Deporte. Organizador Eventos Dep..., y es quien le pone el entrenamiento, junto con una correcta dieta que guarda relación con el nivel que va adquiriendo y sus necesidades vitales. El resultado vendrá años después, según marcados objetivos, y por etapas (sucesivos volúmenes y definiciones); en el caso de Laura es alcanzar un espectacular estado físico. 

Casi todos los sueños se consiguen mediante el esfuerzo: con espíritu de entrega y sacrificio. De la misma forma viene ocurriendo a la hora de esculpir gradualmente un cuerpo hasta quedar transformado en una verdadera escultura viviente; para lograrlo, se tiene que percibir el mismo apasionamiento o enamoramiento que sintió Laura con el deporte: una especie de llamada irrefrenable que contribuye a ser el motor o  fuerza motriz que nos lleve a alcanzar el objetivo deseado en un futuro más o menos próximo –ya hemos adelantado que no se llega de la noche a la mañana–; se irá consiguiendo mediante pequeñas metas, llamadas fases o etapas, hasta llegar al ideal soñado, en el caso de que podamos lograrlo. Cosa  que no va a ocurrir con Laura: ella es una atleta que ya ha alcanzado la categoría body fitness y sigue superándose así misma: en estos momentos lucha por llegar a ser una woman phisique. 

Laura adora a los animales y –aparte de su pasión por el deporte– trabaja  con su padre en una oficina administrativa; en los ratos libres atiende a sus seguidores por las redes sociales. Como es entrenadora personal pues, supervisa a otros atletas; entre ellos, a Rebeca Crucera: “El mundo de la alta competición es apasionante y disciplinado al máximo –Laura dice a Rebeca, mi hija–: “tú preparas a los demás pero a ti te tienen que llevar porque, pasas por fases en las que no eres tan realista como se debiera y necesitas que te controlen”. 

Nos encontramos ante un mundo poliédrico: gente joven que hace deporte en el plano profesional, con grandes dosis de ilusión y espíritu de  sacrificio; a los deportistas que pretenden lograr su objetivo personal, incluso exponiendo su salud; a los temporeros que inician todo tipo de actividades y no concluyen ninguna; a los que tienen un trabajo sedentario y no hacen deporte, etc.        

Es evidente que todo lo que mejora al ser humano se toma como una enseñanza ejemplar: “La vida es muy diferente a la escuela. En la escuela primero aprendes la lección y luego te ponen la prueba...” –Reflexiones de la vida–. Más abajo se entre ve lo que a Laura  le ha aportado el mundo del deporte, simplemente leyendo uno de sus profundos comentarios: “Tú no escoges tu destino, él te escoge a ti. Y aquellos que te conocían antes de que el destino te cogiese de la mano, no pueden comprender la profundidad de los cambios que sufres por dentro, no se imaginan cuánto puedes perder si fracasas. Pero eres el instrumento de un diseño infalible y, cuando toda vida pende un hilo, el héroe aprende rápidamente quién puede comprenderle y quién es un simple estorbo.”

El entusiasmo de Laura no tiene límite: va parejo al que desarrolla un buen músico, un magnifico pintor o un gran artista. La ilusión de Laura  no tiene precio y se manifiesta ante una positiva mirada de la vida, que ella perfila con  frases que suele colgar en Facebook, Instagram etc., y que leen miles de sus seguidores: “Empezar el día haciendo cardio y ver estos paisajes no tiene precio” –es uno de sus comentarios–; mientras, sonrío pensando mi respuesta–: “Pues, yo amanezco todos los días en mi casa, escuchando hablar a mi hija de la gran pasión de Laura por el deporte.  

Es evidente, que la gran pasión de Laura ha generado este artículo. La ultimas noticias que tenemos de ella es que, el pasado mes de  agosto, ha conseguido ser parte integrante del equipo Laurent-Pro Nutricion; también, la han invitado a la expoferia Arnold Classic del 22 al 25 de septiembre, en Barcelona (una concentración en el ámbito Europeo que representará las novedades del Fitness). Felicidades mi querida Laura: sé que llegarás tan lejos como te lo propongas.