Europa en llamas



Sospecho. (Que es más que afirmar). ¿Alguien piensa que Europa tiene aliados? ¿Alguien puede asegurarlo? Sospecho. Nos la están jugando desde hace tiempo. Mi impresión es que la ONU no dice ni pío: ni de DAESH ni del golpe en Turquía...Sólo abre la boca para afear a Europa el tratamiento de la crisis de refugiados, para presionarla. El polvorín multicultural estaba listo: faltaba apilar la leña y encender el fuego. Así DAESH. Artificial. Nos han mandado esta oleada de refugiados sin apenas un control previo de entrada, por la vía de urgencia. Contaban con el buenismo estúpido de nosotros los europeos. Entretanto, la coalición liderada por EEUU llevaba a cabo maniobras de distracción contra el Estado Islámico. Celebrábamos cada cabecilla caído como un regalo del tío Sam. Pero aquellas noticias siniestras que llegaban de Siria o Irak se nos presentaban en los medios con un tinte irreal. Horror mágico. A la hora del café el Califato llenaba los corazones de los que quieren ver a Europa de rodillas. ¿Y la prensa? Haciendo el caldo gordo. Todavía tengo presente el cabreo que llevo con Intereconomía: que no quede un malhechor sin ensalzar. Nuestros líderes pasaban de puntillas sobre el tema: y estaba el horror en nuestras puertas, entrando en nuestras casas, difundiéndose a través de las mezquitas. Para nuestros líderes de paja, no iba la cosa con nosotros.
Hasta que intervino Putin y desbarató el negocio del hijo de Erdogan. Ja, dijimos, un valiente con principios. Bombardeó Rusia columnas de camiones y parece que dejó clara la connivencia de Turquía. Después llegaron por miles y miles los refugiados: a Europa, no a Arabia Saudí. Qué extraño, ¿no? Y luego vinieron el autogolpe de Estado en Turquía , los atentados diarios y la nueva normalidad empeorada de Europa. Y nadie saca los pies del plato. Ni Rusia ni USA dicen nada...ONU calla. Sospecho. Y esta Europa de Babel y esta fuerza de papel está desorientada, fuera de juego, mientras los aliados -ninguno lo es de Europa- se preparan para hacer leña del árbol caído, leña del árbol que entre ellos y nosotros estamos derribando. El nuestro.
Otras piezas juegan, es claro. Y motivaciones globales e intereses y acuerdos sotto voce. Los imprevistos solo exigen ajustes tácticos dentro de la gran estrategia. En fin... Empieza la fiesta.

Nota.- En este contexto, ¿es realmente el Brexit un hecho inesperado? ¿Es una falla del plan? O de otro modo: ¿ha precipitado en catarata el curso de los acontecimientos? Sospecho. Porque creo que la verdad se acerca más la sospecha que la investigación a la verdad. Porque todo me suena a relato justificativo. Porque huele que apesta a versión oficial. Y por eso sospecho.