Bajando las escaleras



A @JulianMarazuela por su respeto y enseñanzas liberales. Sin olvidarme de tu música. Gracias.
Porque estamos en España.
Porque son uno y lo mismo
los memos de tus amantes…
Jaime Gil de Biedma
Yo iba bajando las escaleras
con una copa llena de libertad,
mientras me pateaban los enemigos,
llenos de cólera y mediocridad.

Yo intentaba bajar pero la furia
se irritaba, me iban quemando
con sus palabras inocuas.
Un paisaje de deformes sobre mi cuerpo,
intentaban ceder, la mezquindad es extensa
y no observa los límites rústicos.

Ya me avisaba Gabriela desde su tejado libre de moléculas
irritantes. Pero yo insistía como Diana tejiendo versos
libres, si métrica ni mariconadas absurdas.
Sólo monstruos que devoran todo esfuerzo ajeno.
Escaleras interminables, ecuaciones indeseables.
Mustios ignorantes arrebatados por el resentimiento.

Las escaleras, esas temidas escaleras, consumidas
por la cólera. No, no es España, es una tribu de parásitos
vagando . Ya me avisaba Gabriela, ya me lo explicaban
los versos de Diana. Pero mi cuerpo se fugaba,
se evadía como el ocaso de una tarde gaditana.

Yo voy bajando las escaleras. Nadie me va a parar.
No me importa la presión, bajo, sigo bajando,
y no paro de bajar. Jamás pararé ya sea junio o diciembre,
sólo los atemorizados se detienen.

Yo bajaré las escaleras.

Kino Navarro
Sevilla, junio de 2016