Nuestra ciudad


Leninsk, foto de Denis Kargy
Mi ciudad está en el sur,
la tuya en el norte, masturbación equidistante
que no llego a comprender.

No quiero razonar
en ciencias exactas, quiero amarte,
sin importarme tus errores gramaticales.
Me acojo a la amatoria de tus palabras.

En mi ciudad me invade el calor,
en la tuya te invade el frío.
Mi ciudad se llama amor y la tuya, amarte,
y hay un río que nos fusiona.

Mi ciudad eres tú, tu ciudad soy yo.
Cuando te pienso siempre eres tú.
Abro los brazos y viajo a tu alrededor.
Mi ciudad está loca de amor.

Nuestra ciudad no tiene calles.
Tu ciudad tiene avenidas, semáforos en amor.
Mi ciudad no me deja dormir. En la tuya
duermo con sueños alegóricos y vuelo amándote,
volamos, infinitamente, amándonos.

Mi ciudad es un verso amariconado.
Tu ciudad es un soneto inefable.
Nuestra ciudad es tu cuerpo gritando vamos
a amarnos, y mi cuerpo te ama y tú me amas
en nuestra ciudad. Tu ciudad es la almohada perfecta,
esa vocal que me aprieta hondo.

Tu ciudad no recauda impuestos en amor,
la mía los sacrifica por el bien común.
nuestra ciudad es el paraíso quebrado de belleza,
simplemente gozo. Tú, amor, eres mi ciudad.

Kino Navarro
Sevilla, mayo 2016