Calladas como putas


Supongo que todo el mundo sabe lo que significan expresiones como "callarse como una puta", "no haber moros en la costa", "lavarse las manos como Pilatos", "estar sordo como una tapia", "ser un trabajo de chinos" o "ser más terco que una mula". Se entiende también que se contrate a una chacha para las labores de casa o que un escritor tenga negros trabajando a su servicio. Vienen de la vivencia, condensan símiles en pocas palabras para remachar un significado dentro de una conversación, un suceso o un relato, por ejemplo. Dan fuerza, aunque sea una fuerza a veces tosca, a un aspecto concreto o relevante del asunto.

No sé si habéis visto la serie Black Sails (¡la recomiendo!). En esta serie las putas callan y escuchan y en este callar y escuchar, la madame es la perfecta administradora de la información. Que la información es un negocio lo saben mucho antes las putas que los periodistas, faltaría más. Y que el manejo de la información (de las palabras y de los silencios, de las medias verdades y de los rumores) es un juego de poder: política. No pocas cosas se han fraguado y abortado en los burdeles.

Quizás hayáis visto la cantidad de fortificaciones que tenemos en nuestras costas. No muy lejos de aquí, en Oropesa (Castellón) hay una torre que puede visitarse. Sí, sí, además de Marina d'Or hay otras cosas. Desde ella se avistaba a los piratas berberiscos y se tomaban las medidas pertinentes. Ah, estas medidas no solían pasar por una alianza de civilizaciones; es que eran tiempos de valor, coraje y cojones. Desde otras muchas fortificaciones, ciudadelas y plazas en el sur de España y Norte de África se vigilaban y controlaban los movimientos de nuevas hordas de moros. Moros viene de "mauri", de una Mauritania de concepto geográfico mayor que la actual. Que no haya moros en la costa es señal de normalidad. Dar una "alarma" es aprestarse a las armas porque viene el moro. Vivencias, no desprecios.

En cuanto a lo trabajoso de la muralla china hay poco que decir: un trabajo de chinos. Dicho con admiración. De las tapias podemos decir que no son tan altas como para que no las salten las palabras; veo mucha ironía pasando desapercibida en esa expresión. ¿Y Pilatos? Pues eso, retrata muy bien a los que pudiendo y debiendo hacer no hacen. Lo de las mulas paso de comentarlo.

Escucha, que dice Beatriz Talegón a Carlos Herrera que le informe de qué es eso de "callarse como una puta". ¿Otra vez? Ya te lo ha dicho, mujer. Es justo lo que hacéis las feministas respecto a la agresión en Barcelona.