'El franquismo a través de mi abuelo'

La alumna Claudia González Huete, de 3º de ESO, realiza una entrevista a su abuelo materno y la comparte con nosotros
Ricardo Huete (mi yaye) vivió la dictadura más larga de la Europa contemporánea: el franquismo. Una dictadura donde ni los malos fueron tan malos, ni los buenos tan buenos.
Mi yaye nació el 18 de julio de 1947, es decir, más o menos al principio y también vivió su final. Por eso, considero que podía sacar una gran entrevista de él sobre este tema.

¿Cuántos años llevaba la dictadura cuando tú naciste y como viviste los primeros años?
El franquismo empezó en el año 1939, con lo que ya llevaban 8 años de esa dictadura. Yo viví los primeros años muy bien ya que, al estar mis padres trabajando fuera, yo vivía con mis abuelos y mi hermana. Nuca nos faltó un plato de comida caliente sobre la mesa porque mis padres trabajaban, mis tías y mi abuelo aunque ya estaba jubilado y hacía pocos años que lo habían sacado de la cárcel.

¿Qué cosas hubieses cambiado de ella?
Yo hubiese cambiado el hecho de no poder expresar tu opinión, de no tener libertad de expresión. También pienso que a día de hoy con lo de expresarse se han pasado y lo han usado de forma incorrecta. Pienso que podría haber un término medio, que es la educación. Por lo demás pienso que ha estado bien.

¿Sacas algún beneficio de ella?
Saco muchísimos, porque pienso que Franco levantó el país. Haciéndonos trabajar, haciendo que fuese obligatoria la escolarización, etc. Si tú no te metías en políticas vivías bien con tu trabajo, vacaciones y ningún problema.

Cuéntanos cómo la viviste y en qué te influyó
Yo la empecé a vivir de verdad y a tener opinión cuando tenía 15 o 16 años, es decir, la época de rebeldía. Mis amigos y yo solíamos correr delante de los policías, los llamados 'grises', y hacíamos reuniones secretas donde conocí a tu abuela. Me ha influído sobre todo en los estudios ya que gracias a que mi familia trabajaba pude llegar a estudiar lo que quería.

¿Cuál es tu conclusión?
Mi conclusión es que no nos pueden quitar la libertad, pero a la vez pienso que fue de gran ayuda.