Los chicos de la ausencia debajo del puente



A Penélope Apokatastasis, tu nombre es también mi ausencia pero con un alba creciente.
La noche en mí. Yo la noche.
Mis ojos ardiendo. Tenue,
sobre mi lengua naciendo
un sabor a alba creciente.
Vicente Aleixandre
Mi mirada se vuelve ausente aunque existan chicos
pidiéndome la ebriedad debajo de ese puente.
No, no quiero beber.  Chicos ausentes. Fumados.
Chicos, como divinidad mística que te ofrecen
un tesoro enigmático. Quieren que beba,
y que fume de su ridículo perfume. Chicos,
cifras de chicos, indecisos. Chicos. No voy a fumaros.
Tramitan los chicos, de cuerpos indecentes.
Chicos que se divierten. All of my heart.
La música estropea la sobriedad. Chicos,
penosa ebriedad, pesadumbre. No, no voy
a beber en este río de impotentes desnudos.
Gritos, allá gritos. Y siguen gritando los chicos perdidos.
Me castra la idea de empalmar versos.
Debajo del puente se extiende la miseria
de los días pasados y futuros. Tristes chicos que
devienen en palabras que no entornan. Ambiente
de envidia, no, no quiero beber ni aparecer
Sobre la espalda que niega la puerta.
Me cerré detrás de ellos.
Chicos distraídos, perdidos. Noche alejada
de mi lengua simplificada. Dolor de cabeza
aumentado con golondrinas cúbicas. My name,
your name, ¿dónde los nombres?
Mi mechero ya se quedó sin gas. Chicos
que fuman y beben. También sobriamente se suceden
los versos que apagan el cigarrillo ausente.

Kino Navarro
Sevilla, diciembre 2015