¿Qué es España?



Acudimos a lo inédito en un país que siempre tuvo un virus que lograba enfermarlo. El virus de las conveniencias, de los rencores, de los mártires falseados que se agarraban en una cruz con clavos de goma. Una infección que generaba llagas que terminaban purulentas, malolientes, dolorosas...

Una de las naciones más antiguas de Europa y a día de hoy, cuando los deberes de geografía, lengua y conocimiento del medio ya debíamos tenerlos hechos, resulta que seguimos dejándolos para no sabe cuándo. España es, a mi modo de ver, un quiero y no me dejan ser.

Con una Carta Magna, aprobada por la unanimidad de los representantes del Pueblo hace solo 38 años –ayer-, los sucesores de aquellos que la confirmaron en pos de una paz y solidaridad nacional dicen ahora que no vale; que tras cuatro décadas es conveniente modificarla porque hay partes de su articulado que, para según qué, han quedado obsoletas.

No sé... No veo tanta diferencia de aquella España a esta. ¿La hay? Bueno sí; en aquél momento de tensión nacional todos remaron hacia el mismo lado, ahora cada uno boga según le convenga.

España es un gran jardín al que van quedándole escasas flores y le han crecido espinosos cardos borriqueros; una planta fea, molesta, que se debe arrancar porque estorba para poder asentarse con la placidez necesaria sin tener que lastimarse. No hay más. No tiene mayor argumento: no da fragancia y es incómoda.

España es caldo que se agria con las especias de aquellos que se dicen cocineros, y tan sólo son cocinillas; listillos que creen saber de recetas y medidas pero que, en realidad, sólo se dedican a mover el cucharón en la olla y, de cuando en cuando, a saborear el amargo aguachirri que han preparado con sus malas artes.

España es un país sin un cerebro lúcido que la gobierne, pero con muchas cabezas. Demasiadas.

¿Qué es España?

España es la prostituta de muchos que quieren utilizarla a su antojo, cometiendo con ella los más impuros actos; aprovecharse de lo que ofrece y reírse mientras la humillan.

España. Ese país dolorido de palos que sirve de piñata a niños perversos, que levantan de sus ojos tapados parte del trapo que los cubre para asegurarse el golpe certero que la rompa, que la corrompa, que la dañe y deje caer algún caramelo que endulce la hiel que destilan sus ansiosas bocas.

España. Ese lugar donde se multiplican las divisiones, donde se restan las sumas y nunca salen las cuentas.

Triste presente de un pasado en grises que muchos no entierran que se conduce a un futuro tortuoso.