Marion-etas


Aviso a navegantes: este artículo no sigue la ‘línea editorial’ de esta revista. Sin embargo, si algo caracteriza a LETRA LIBRE es la idoneidad del nombre. Son necesarios espacios como este en los que poder hablar con Libertad, y me siento afortunado por poder participar en este. Hoy hablaré sobre la famosa representación de marionetas del carnaval de Madrid.

Comenzaré en primer lugar aclarando que me parece un despropósito el debate que existe sobre la ilegalidad -o no- de la obra, por no hablar de la injustísima prisión preventiva que se ha aplicado a los dos titiriteros.

Hay que dividir claramente los dos debates que existen en este tema: el moral-ideológico y el legal. En el primero, aclarar que el contenido de dicha obra (que conozco por resúmenes y comentarios, no la he visto) me parece deleznable. Una obra en la que se apuñala a embarazadas,se ahorca a jueces y en el que se muestra una pancarta dando vivas a unos asesinos despreciables (ETA) me parece fuera de lugar, fuera de todo gusto. Más denunciable es el hecho de que haya sido una obra pagada con dinero público y que ha sido representada para niños (porque la obra estaba recomendada por el Ayuntamiento de Madrid para niños)


Pero recalco el inicio de mi argumentación: “me parece”. Es mi opinión, y como tal, no tiene porqué coincidir con la de nadie ni mucho menos ser impuesta. Yo no veo en esta representación como tal la comisión de un delito. Repito: delito. Lo moral y lo legal no tienen -y no suelen- ir de la mano. La representación de esta obra entra, a mi parecer, en la esfera de la libertad de expresión. Ya que el núcleo de ese Derecho Fundamental no es “poder decir lo que me da la gana”, sino la defensa de aquellas posturas discordantes. Aunque fuera de gusto pésimo, dicha obra entra en el ámbito de la sátira, de las representaciones artísticas. Condenarla como apología al terrorismo es un despropósito. ¿son algunas películas de Almodóvar inducción a la prostitución o a la drogadicción? ¿es la película “Napola” una apología al nazismo y la xenofobia al tratar la instrucción de miembros de las Juventudes Hitlerianas? Esta ola prohibitiva-censora-denunciadora que sufrimos está provocando un daño enorme a nuestra cultura. Pero este es otro debate que daría para más artículos(os recomiendo encarecidamente ver este VÍDEO en inglés). La hipersensibilidad que estamos desarrollando ha provocado un hecho muy interesante: el número de denuncias por apología al terrorismo relacionado con ETA se ha multiplicado enormemente desde que ésta deja de matar (he llegado a leer que se han multiplicado por 15 desde los años más duros del terrorismo, pero de fuentes no contrastadas). Por no hablar de la prisión preventiva, que debe ser usada en casos extremos y excepcionales y no como un adelantamiento de la posible condena. Al no ser delitos físicos y al no haber un riesgo real de huída (como ha determinado el juez en la liberación), esa prisión provisional ha sido injusta, así sin más.

Tenemos que subrayar los hechos sin aditivos: han detenido a unas personas por hacer una obra de teatro. En la Europa de las libertades en pleno siglo XXI. Aunque el problema puede que sea ese, que ya no lo es tanto.