Inútiles


Cabalgamos por el mundo En busca de fortuna y de placeres mas siempre atrás nos ladran, ladran con fuerza… Quisieran los perros del potrero por siempre acompañarnos pero sus estridentes ladridos sólo son señal de que cabalgamos.
Goethe
Agua y limón, pero con tres limones basta.

Estamos rodeados de inútiles, ineptos, ratas rabiosas con mucho resentimiento social, que a la mínima de cambio te desean la muerte. Odio, demasiado odio para esta clase bajuna de intelectuales, denominados progresistas y “humanistas”. Los peores, aquellos que van hablando en nombre del homosexual (que por supuesto tiene que ser de izquierda), aquellos que dictan tu elección, tu orientación sexual y tu ideología, cansinos autoritarios de la verdad absoluta.

Limón y agua, pero solo con tres limones basta.

Eres un “mierda” porque no apoyas al sectarismo, al totalitarismo absurdo, a la incongruencia femenista y al decadente “lobby” LGBT, formado por cuotas floreros incoherentes y con una superioridad moral que aplasta cualquier forma de inteligencia. Odio, mucho odio de observar como un Individuo Libre, dicta sus pensamientos y vive como quiere.

Sólo con tres limones me quedo, agua y limón.

Envidia, sólo absolutamente envidia. Detestan todo lo que huela a la libertad. No le debo nada a nadie, ya nací con unos derechos adquiridos. Nadie me ha hecho mejor, ni nadie me ha hecho peor. Soy yo quien decido lo que quiero, y eso desgraciadamente, incomoda mucho. Ni le debo dar gracias a la izquierda ni tampoco a la derecha. Soy libre para decidir, guste o no guste.

Mucha agua y mucho limón.

“Calvo hijo de p***” (lo de calvo hasta me hace gracia, cuando tengo pelo y pelo, pero el resentimiento es así, muy execrable) “Te deberías de haberte muerto y no Pedro Zerolo”. ¿Y qué culpa tengo yo del fallecimiento de Pedro? ¿Si no comulgo con tus ideas “fascistas” me merezco la muerte? Tus derechos si pisan mis derechos no son derechos, es totalitarismo.
Ni me río de las feministas ni de los activistas LGTB, simplemente me río de la vulgaridad, y siempre la realidad duele inmensamente. No es mi problema. Eso no es feminismo, ni activismo, eso es coaccionar. Y lo que hoy quieren esos colectivos es decretarnos sus pensamientos. Ustedes sigan viviendo su vida, su lucha, pero no obliguen a los demás a seguirla. Respeten la Libertad Individual. Respétenla, aunque la coléra les duela. Mi libertad es mi mayor tesoro, y la protegeré siempre. Los individuos suman por su valía y capacidad, no por su raza, no por ser mujer u hombre, no por ser homosexual, lesbiana o transexual. No vale auxiliarse en el victimismo. La cuota paritaria es un imperativo obligatorio. Y por ahí no paso.

Siempre agua y limón, y con eso basta.

“Curioso, amparar el acoso y destrucción del diferente, creerse moralmente superior... ¿Eso es ser más inteligente? ¿Eso es ser democrático?”

(Si a alguien le debo algo, es solamente a mis padres, que me parieron y me dieron una gran educación, sin odio ni rencor, simplemente vivir como uno desea, sin doctrinas, si pensamientos absolutos, y a los que siempre daré las GRACIAS y en mayúsculas)