Tema, resumen, organización de ideas y comentario crítico de poema de Antonio Machado


Por la alumna Sara Barakat

Se ha asomado una cigüeña a lo alto del campanario
Girando en torno a la torre y el caserón solitario,
Y las golondrinas chillan. Pasaron del blanco invierno
Es una tibia mañana.
El sol calienta un poquito la pobre tierra Soriana,
Pasados los verdes pinos,
Casi azules, primavera
Se ve brotar en los finos
Chopos de la carretera.

Y del río. El Duero corre, terso y mudo, mansamente.
El campo parece más que joven, adolescente.
Entre las hierbas, alguna humilde flor ha nacido,
Azul o blanca.¡Belleza del campo apenas florido,
Y mística primavera!
Hopos del camino blanco, álamos de la ribera,
Espuma de la montaña
Ante la azul lejanía,
Sol del día, claro día!
¡Hermosa tierra de España!
Antonio Machado, Soledades, galerías y otros poemas

TEMA

Ensalzamiento de la belleza de la naturaleza española.

RESUMEN

Machado ofrece la descripción de un paisaje soriano en una mañana de primavera. Un paisaje bello, tibio y lleno de alegría y esperanza.

ORGANIZACIÓN DE IDEAS

El poema puede ser dividido en tres partes de desigual extensión:

La primera parte (4 primeros versos) conformarían la introducción por parte del poeta al paisaje con la llegada de cigüeñas.

La segunda (9 versos siguientes) gira en torno a la descripción del paisaje ensalzando los elementos naturales, obteniendo papel protagonista los árboles y el río (que en  Machado tienen vital importancia).

La tercera y última parte (7 últimos versos) expresan la alabanza y exaltación del primor del paisaje observado, con expresiones como “¡Belleza del campo apenas florido!” o “¡Hermosa tierra de España!”.
Por último decir que el texto se encuentra cohesionado en todas sus partes como unidad máxima de comunicación que es.

COMENTARIO CRÍTICO

El poema pertenece a Antonio Machado, autor sevillano de La Generación del 98 muy ligado afectivamente a la tierra Castellana.
Aunque en sus comienzos como poeta reflejan la influencia modernista (su gran amistad con Rubén Darío) enseguida busca autenticidad y sobriedad expresiva. Su libro Soledades fue publicado en 1903 aunque más tarde fue publicado con el nombre de Soledades, galerías y otros poemas (libro del cual trata el fragmento que vamos a analizar) En estos poemas se observa un modernismo intimista, con esa veta romántica que recuerda a Bécquer o a Rosalía de castro. Trata de mostrar en un íntimo monólogo unos sentimientos universales que conciernen a tres temas: el tiempo, la muerte y Dios. También aparecen recuerdos de su infancia en tono nostálgico, evocaciones de paisajes, la soledad, la melancolía y la angustia surgen de esa mirada interior.

Efectúa una descripción mágica, alegre y sobria de un paisaje castellano, donde la naturaleza juega un papel decisivo. Tanto la fauna como la flora; Todos los elementos que envuelven a un paisaje casi mágico.
Tiene una representación en este poema, como en toda la obra de Machado, el tiempo. Lo podemos apreciar en versos como “Una tibia mañana” “Pasaron del blanco invierno” “Primavera”.
Ya que para Machado “la palabra es esencial en el tiempo”. La poesía es un arte temporal. A através de la poesía el poeta expresa sus vivencias personales, sus experiencias en el tiempo vivido. Así vemos como todos los elementos del verso se conjugan para expresar dicha temporalidad.

En este caso, el poema no da a mí entender un sentimiento de melancolía o pérdida como sí sucede en Campos de Castilla, el poema parece resurgir de sí mismo. Avanza hacia delante como si fuera a explotar. Da la impresión de que el paisaje con su belleza va consiguiendo que el autor se emocione hacia el final del fragmento.
Según lo veo, el paso del invierno a la primavera (en este caso) es un símbolo positivo, es decir, es el paso de la tristeza a la alegría, del llanto a la risa, como bien expresa el poeta. La primavera parece traer una cierta esperanza perdida en el invierno. Es como si el autor con este poema estuviera tratando de olvidar el oscuro pasado y adentrarse hacia un futuro prometedor.

Otro motivo a destacar es la no aparición de la tarde, que suele ser en Machado un elemento melancólico. Por el contrario aparece la mañana, que en contraposición con la tarde, es a mí entender otro punto a favor de la esperanza y la alegría.

Como se nombró con anterioridad cobran en Machado mucha importancia los elementos del paisaje, sobre todo en este poema el río, los árboles y la primavera. Ya que en su paso por el tiempo el poeta se relaciona con las cosas y éstas adquieren un sentido personal en relación con la experiencia vivida en torno a ellas.

Para el poeta tiene una trascendencia vital los árboles, como el olmo, que le sirven como elemento de identificación con su alma. También aparece un elemento del paisaje de una gran magnitud como es el río el grandioso río Duero) que aparece como símbolo del fluir del tiempo y de la vida interior.

Aún así en el poema predomina la visión objetiva del paisaje que sólo se pierde al llegar hacia el final. Como se comentó con anterioridad son frecuentes en la obra de Machado los adverbios temporales para dotar a la obra del sentimiento de paso del tiempo, siendo el tiempo el tema principal de toda su obra. Un vocabulario que evoca constantemente al tiempo que pasa, que no se recupera, se pierde, o simplemente que está por venir.

En este poema son frecuentes las alusiones a elementos sensoriales (visuales en su mayoría) “ante la luz, lejanía, sol de día, claro día”
La adjetivización es también abundante. La gran mayoría son epítetos. Así puede expresar con mayor precisión el brotar de la primavera. Siete de los adjetivos se refieren al color (es aquí donde podemos apreciar que el autor se encuentra todavía bajo el influjo modernista).
También cabe destacar el adjetivo “pobre mística” con el cual expone, no sólo la pobreza de la tierra castellana, sino su sencillez, con la que tal y como yo lo veo el autor se encuentra a gusto.

Podemos concluir diciendo que este poema nos hace llegar como fue el sentimiento experimentado por el autor al vislumbrar la belleza de este paisaje soriano. La influencia modernista es clara, gracias a las alusiones a los colores y formas. Sin embargo, a pesar de todo el estallido de color y expresividad que transmite esta obra se ve también eclipsado por la sencillez y sobriedad del paisaje, que será el punto clave por el cual el poeta pasará a un estilo más sereno en Campos de Castilla.