La narrativa desde los años 70 hasta nuestros días

Texto: © Carlos Navarrete Navarro

A principio de los 70, con Gonzalo Torrente Ballester  inicia la recuperación de los pilares de la narración y del arte de contar historias como base de la novela. Comienza, pues, una nueva época para la novela española, en la que se observan muy diversas tendencias:
-          Novela de intriga: el barcelonés Eduardo Mendoza, con La verdad sobre el caso Savolta inaugura esta prolífica línea. Les siguen otros títulos como El misterio de la cripta embrujada o La aventura del tocador de señoras, entre otras. En la misma tendencia podeos situar al jiennense Antonio Muñoz Molina (autor de Beatus ille, Beltenebros, El invierno en Lisboa o El jinete polaco), a Arturo Pérez Reverte (El maestro de esgrima, La tabla de Flandes, La piel del tambor, La carta esférica) o Manuel Vázquez Montalbán  (autor de Galindez, El estrangulador o la serie de novelas del detective Carvalho).
-          Novela histórica: Eduardo Alonso (El insomnio de un día de invierno, Palos de ciego) y Alberto Méndez (Los girasoles ciegos).

-          Novela metaliteraria: en la que el propio hecho narrativo ocupa un papel central en la trama: Luis Landero (Juego de la edad tardía, El guitarrista), Juan José Millás (La soledad era esto; El Mundo).
-          Novela de autoficción: caracterizada por utilizar la vida real del escritor como materia novelable. En estos relatos autobiográficos se difumina la frontera entre realidad y ficción: Soldados de Salamina, de Javier Cercas; Negra espalda del tiempo, de Javier Marías; No se acaba nunca y Doctor Pasamento, de Enrique Vila-Matas.
-          Novela prolongada del realismo: Julio Llamazares (La lluvia amarilla, Escena de cine mudo, Luna de lobos).
-          Novela estilística: Francisco Umbral (Mortal y Rosa), Javier Marías (Mañana en la batalla piensa en mí). Luis Mateo Díez (Las horas completas, La fuente de la edad, La ruina del cielo, Balcón de piedra).
-          Novela intimista: Adelaida García Morales (El sur). José Luis San Pedro (La sonrisa etrusca, El río que nos lleva).
-          Auge del cuento y de la novela corta por razones sociológicas y de consumo: destacan Manuel Rivas con (¿Qué me quieres, amor?, El lápiz del carpintero) o José María Merino, entre otros.
-          Novela negra: Juan Madrid (Tánger); Lorenzo Silva (El alquimista impaciente); Andrés Tapiello (Los amigos del crimen perfecto).
-          Una nueva generación de narradores nacidos en torno a los 70 parece encabezar un giro novelísitco. Bajo el nombre de Alter pop o generación “Nocilla” (debido al título de los libros del principal representante de esta tendencia Agustín Fernández Mallo: Nocilla expierence; Nocilla dream). La crítica a agrupado a una serie de escritores; además del citado Fernández Mallo encontramos en esta línea a los novelistas Germán Sierra, Vicente Luis Mora o Javier Calvo. Se percibe en ellos  el influjo de la estética híbrida y fragmentaria de las nuevas tecnologías (bolgs, wikis, youtube,facebook,chats)