Argumento de dos novelas ejemplares de Cervantes en forma de noticia

[Por varios alumnos]
Ana Ansede de Reyna
La fuerza de la sangre
Joven se casa con su presunto violador
En Toledo una niña de dieciséis años de edad es secuestrada y violada, así dejándola embarazada de su actual hijo Luis. Se desconocía el presunto violador hasta que el niño tuvo un accidente y fue llevado a una casa desconocida para su cura. La madre del violador le vio gran parecido a éste y Leocadia (madre de Luis) reconoció la casa de su presunto violador. Así haciéndole ver a la madre del violador que su hijo era su nieto. Éste es llamado ya que no se encontraba en esa ciudad y tras todos estos acontecimientos se celebra la boda de ambos.
--
El celoso extremeño
Joven encerrada es liberada y se convierte en monja
Un señor, Felipo de Carrizales, se casa con una joven de tan sólo dieciséis años(Leonora). La deja encerrada para que nadie la pueda ver ya que éste tiene celos y llegó a situar a un guardia en su puerta. Loaysa un joven con curiosidad por saber lo que guarda detrás de la puerta se hace pasar por vagabundo así consiguiendo liberar a Leonora y casándose con ésta tras la muerte de Felipo.
Leonora tras la muerte de Loaysa su voluntad no era casarse con él asi que se metió a monja.
--
Fernando Magallanes Mato
Sevilla, XX-YY-16XX
Un falso músico consigue entrar en la casa de Felipo de Carrizales

Hasta ayer nadie había conseguido entrar más allá de las puertas de la casa de D. Felipo de Carrizales, un extremeño llegado de las Indias que, para tener descendencia y alguien a quién legar toda su fortuna, contrajo matrimonio hace poco más de un año con Leonora. Desde dicho matrimonio, Leonora ha permanecido encerrada en una casa custodiada por un negro, emparedado entre la puerta de la entrada a la casa y la puerta a los aposentos de las doncellas y de Leonora.


Ayer fue anunciado a la prensa que un virote (muchacho soltero) tras engatusar al negro con la música y tras haber dormido con un ungüento a Carrizales (que dormía junto a Leonora en la casa), consiguió entrar en la hermética morada. La dueña de la casa, Dña. Marialonso, que ha sido despedida por Carrizales, ha afirmado que "le dejamos entrar quitándole la llave al señor mientras dormía ya que pensamos que era un músico que nos iba a deleitar con unas coplas. Lo que no sabíamos era que se iba a abrazar con la señora con tan mala suerte que fueron descubiertos por el señor". El falso músico afirmó que se vio tentado a entrar en la casa debido a que nadie entes lo había hecho y quería comprobar si la esposa de Carrizales era efectivamente tan hermosa. Al parecer, para que Carrizales (que no permitía la entrada de ningún hombre en la casa) no descubriese que el falso músico, llamado Loaysa, entraba en la casa a tocar su música, fue untado con un ungüento que le hizo dormir; pero éste no hizo su efecto y Carrizales se levantó en mitad de la noche descubriendo a su esposa abrazada con el virote. Finalmente, Carrizales acabó perdonándola permitiendo que a su muerte, ésta se case con Loaysa. Aunque ha admitido que al verlos intentó matarlos con una daga, pero en ese momento cayó dormido y no pudo realizar dicho acto.
--
Toledo, XX-YY-16XX
Se recupera la honra de Doña Leocandia tras ser raptada hace siete años

Hace siete años, Dña. Leocandia fue robada de las manos de su familia mientras ésta venía de recrearse cerca del río Tajo. Por aquel entonces, tenía sólo dieciséis años. Tras una entrevista con Dña. Leocandia, ésta nos narra lo ocurrido hace siete años: "yo venía con mi familia de camino a casa sobre las once de la noche, cuando un grupo de cinco personas nos asaltó. Uno de ellos me raptó y me vendó los ojos para que no viese la casa a la cual me llevaba. Una vez allí le pedí que me soltara, pero no me hizo caso y se aprovechó de mi. Luego me dejó en la habitación durante un rato, durante el que pude aprovechar para ver la habitación gracias a la luz de la luna que entraba por la ventana. En la habitación había un crucifijo que me llevé para luego dejarlo en la iglesia y así si alguien decía que lo había perdido, sabría que ése sería el que pe raptó. Luego volvió aquél hombre y me dejó en la iglesia de la ciudad para que desde allí me dirigiese a mi casa. En ningún momento tuve ocasión de verle la cara. Finalmente no preguntamos si alguien había perdido el crucifijo, ya que podría haber venido uno cualquiera y habérselo llevado sin tratarse de mi captor".

Unos meses más tarde, Leocandia dio a luz a Luis, hijo de su captor, entonces mantuvo el secreto de que fue raptada. Cuando Luis tenía siete años, fue atropellado por un coche de caballos propietario del padre el raptor de Leocandia, que se descubrió se llamaba Rodolfo. El padre, que era abuelo de Luis, se sintió culpable y lo llevó a su casa para cuidarlo. Cuando se enteró Leocandia, se apresuró a ir a la casa del padre de su captor. Estando allí se dio cuenta de que estaba en la casa a la que fue llevada por su raptor hace siete años. Este hecho se lo comunicó a sus padres y a los padres de Rodolfo que en ese momento llegaba de Italia. Hoy fue publicado a la prensa toda esta historia. Finalmente para recuperar la honra de Leocandia, ésta contrajo matrimonio con el que, otrora, fue su captor.
--
Valle Bermejo Luna
La Violación que tuvo Final Feliz
Por primera vez, hemos visto una tragedia que une a dos familias. Una boda consecuencia de un gesto irresponsable.
Ayer, la vida de Luisico cambió de manera brusca, sus palabras ante dicho cambio fueron: “por fin tengo un papi”. Después de seis años (edad del niño) se reconoce públicamente que la ciudadana Leocaldia fue víctima de una violación cuando todavía era una moza, el agresor, Rodolfo, la secuestró y en su casa consumó el acto. Leocaldia quitando hierro al asunto, ha expresado: “se sintió muy arrepentido, yo estaba aterrada y muy dolida, pero al menos me perdonó la vida”. Fue abandona en la plaza del pueblo ya en cinta; aunque de Luisico se dijo desde el primer momento que era su sobrino, no cabía duda que había más parentesco entre ambos.
El niño conoció a sus abuelos de manera accidental cuando fue arrollado por su caballo. Estos después de prestarle ayuda llamaron a Leocaldia. Cuando ésta reconoció la casa contó su desagradable experiencia; en ese momento se decretó la boda con Rodolfo. Se cree que él ya la amaba desde que la vio, ya que cuando le contaron sobre la boda y le presentaron a Luisico no era más que una manta de lágrimas.
Toledo, verano del 1643
--
Muere el conocido “celoso extremeño”
La viuda Leonora concedió una entrevista, declaró y se volvió monja.
Hace dos días, murió Felipo de Carrizales, extremeño de origen y vecino de Sevilla. Los médicos no hallaron la causa de la muerte, aunque se encontró en su sangre unas dosis anormales de opio, la señora Marialonso dueña de la casa donde residía la pareja ha declarado que la tomaba para dormir mejor.
Un psicoanalista de la policía no creyó que fuera una sobredosis y abrió una investigación contra su viuda Leonora. Nada más recibir la noticia ella declaró su culpabilidad mediante una entrevista: “vivía recluida en su casa, no veía el Sol. Sé que
cuando el señor Loaysa apareció yo sólo buscaba un poco de libertad, pero no tuve relaciones íntimas con él; mi marido me quería y yo no lo maté puede que fuera la edad, el opio o el disgusto pero en ningún caso fue mi intención”. El juez que lleva el caso decidió que no había suficientes pruebas para culparla, por lo que retiró los cargos y le concedió la opción de pedir su parte del testamento. Ese mismo día Leonora entró en un convento, Marialonso tuvo que pagar una multa por obstrucción a la justicia y Loaysa sigue en paradero desconocido.
Mañana Lunes se celebrará el entierro.
Sevilla.