La tilde diacrítica

En español algunas palabras se acentúan gráficamente, aunque según las reglas generales de acentuación no deberían llevar tilde, para diferenciarlas de otras que se escriben igual pero tienen diferentes usos o distintas funciones gramaticales. A este acento gráfico se le llama tilde diacrítica.

1. Tilde diacrítica en monosílabos
La regla general es que las palabras monosílabas no llevan tilde. Algunas sin embargo llevan tilde diacrítica cuando tienen determinadas funciones gramaticales:

NO llevan tilde

SÍ llevan tilde

El (artículo): Le llamó el otro día.
Él (pronombre personal): Le llamó él.
Mi (adj. posesivo): Vine en mi bicicleta.
Mí (pronombre personal): Me trajo a mí.
Tu (adj. posesivo):  Dame tu libro.
Tú (pronombre personal): Dámelo tú.
Si (conj. condicional): Si vienes te lo diré.
Sí (adverbio): Ese chico sí que es guapo.
Sí (pronombre): Volvió en sí al poco rato.
De (preposición): Era de madera.
Dé (verbo “dar”): Quiero que me lo dé.
Se (pronombre): Eso se dice.
Sé (verbo “saber”): Yo no lo sé.
Mas (conjunción) [poco usado]: Es guapa mas muy pobre.
Más (adverbio de cantidad): Yo quiero más.
Te (pronombre personal): Ya te lo dije.
Té (sustantivo): Tomaré una taza de té.
Que (pronombre y conj.): Quiero que vengas.
Qué (interrogativo y exclamativo): ¿Qué es eso?
Cual (relativo y comparativo): Llueve, con lo cual se aplaza el partido.
Cuál (interr/exclam.): ¿Cuál de ellos fue?
Quien (relativo) Ella fue quien lo hizo.
Quién (interr/exclam.): ¿Quién ha sido?

2. Solo/ sólo
Se escribe solo, sin tilde, cuando es un adjetivo que significa ‘sin compañía, en soledad’. Se escribe sólo, con tilde, cuando equivale a ‘solamente’, es decir, usado como adverbio. Aunque según la RAE la tilde solamente es obligatoria en casos de ambigüedad, muchos lingüistas aconsejan mantener esta diferencia siempre.