Técnicas de estudio y de examen

Métodos, hábitos y técnicas para mejorar el rendimiento académico


MEMORIZAR MEJOR
Si necesitas memorizar algo, entiéndelo primero. La simple memorización de las cosas se almacena en tu memoria a corto plazo. Una vez que vienen las distracciones se suele olvidar todo muy rápidamente. Por el contrario, si has estudiado a fondo una cosa, profundizando en ella y comprendiéndola, se introducirá en tu memoria a largo plazo y será más difícil que la olvides.


MEJORAR LA LECTURA
El defecto más generalizado al que os enfrentáis es la lectura palabra por palabra, es decir, querer entender cada palabra que se lee y, ante una extraña, se paraliza la lectura. Para lograr una lectura rápida e inteligente se debe ir ampliando el vocabulario y la capacidad de comprensión mediante una práctica habitual.
La lectura rápida sólo es posible cuando estéis familiarizados con el texto y su contenido. Otros consejos para mejorar la comprensión de la lectura y la velocidad son:
1.-Intenta mejorar tu vocabulario, consulta frecuentemente el diccionario. Anota las nuevas palabras que aprendes y esfuérzate por utilizarlas.
2.-No leas más rápido de lo que te permite tu comprensión. La velocidad de la lectura no es un reto en sí mismo. Lo es, sin embargo, la comprensión.
3.-¡Aficiónate! Practica la lectura a diario, procurando cada vez leer un fragmento mayor. Consúltale al profesor las dudas que te hayan surgido durante la lectura diaria en casa.


PREPARAR LOS EXÁMENES
Hay que hacerse a la idea de que la preparación de un examen se inicia a principio de curso: conocer las exigencias de la asignatura y el “estilo” personal del profesor, saber a qué cosas se les da importancia, prestar la máxima atención en las clases,...

Algunos consejos para la preparación de un examen y para aprender bien la materia de la asignatura:
1.-Toma apuntes en clase, anotaciones que el profesor crea convenientes,...
2.-Recuerda el procedimiento de las actividades que se han hecho en clase de modo que seas capaz de hacerlas de nuevo sin el libro.
3.-Sigue el método de estudio:
• Leer con detenimiento
• Comprender (preguntando si resulta necesario)
• Esquematizar o resumir
• Memorizar los conceptos clave
• Repasar y volver a leer
El estudio es algo personal y cada uno irá perfilando su técnica, pero estos pasos a seguir nos proporcionan una buena estrategia para asentar gradualmente los conocimientos de cara al examen.
4.-No dejes todo para última hora: planifica tu tiempo semanal, dosificando la materia de estudio para evitar así un sobreesfuerzo inútil que sólo te reportará estrés y cansancio.


HACER BIEN LOS EXÁMENES
1.-Duerme con normalidad la noche antes y deja preparado todo lo necesario para el día siguiente antes de irte a la cama.
2.-Cuando te entreguen el examen, léelo detenidamente y fíjate bien en las instrucciones dadas (empleo de bolígrafo azul, típex, número de folios, tiempo disponible, aclaraciones del profesor sobre las preguntas,...).
3.-Concéntrate y considera el examen como un todo antes de empezar.
4.-Distribuye el tiempo del examen por pregunta.
5.-Elige las preguntas que estás seguro que puedes hacer bien (caso de que puedas elegir entre varias) y decide el orden en el que vas a contestarlas.
6.-Lee cuidadosamente cada enunciado antes de empezar a responder. Si te quedas en blanco, pasa a otra pregunta.
7.-Ante la duda, céntrate siempre en las preguntas más importantes (caso de que el profesor lo especifique).
8.-Procura no dejar nada en blanco: escribe algo en las preguntas para las que no tengas tiempo.
9.- Debes ser capaz de escribir rápido pero con buena letra, con orden y limpieza.
10.-Lee con atención el examen antes de entregarlo. Presta mucha atención a la expresión y a la ortografía (mayúsculas/minúsculas, b/v, h, j/g, tildes, puntuación,...).