Obra de Álvaro Camacho: 18-5-10

Que me acostumbré a vivir a tu vera
tanto, te sonará disparatado
que acostumbrado a ti, todo ha cambiado
siento decir que ya no soy el que era.

Malacostumbrado, vida entera
no me acostumbré a no estar a tu lado
frío en el corazón, el frío ha llegado
malacostumbrado a vivir mil primaveras.

Mil a tu lado, que parecen pocas
se me han ido volando, equivocado
soñando entonces, que aún me tocas,

soñando pues, casi sin resultado
mil a tu lado, que parecen pocas
acostumbrado a estar malacostumbrado.