Muere el dictador, asesino y homófobo Fidel Castro y la extrema izquierda LGTB lo homenajea


Si alguna fidelidad le ha tenido Fidel Castro a alguien, es a Fidel Castro
Reinaldo Arenas
A las siete de la mañana viendo los informativos de TVE (los cuales me han recordado al Nodo franquista con imágenes como el Papa Francisco al lado de un dictador), recibo la noticia de la muerte de uno de los últimos tiranos y asesinos del comunismo: Fidel Castro. En honor a la verdad, debo decir que la noticia me ha sorprendido, pero inmediatamente me he acordado de Reinaldo Arenas y se me han saltado lágrimas de alegría. Mientras yo lo recuerdo, la extrema izquierda LGTB lo homenajea o sectariamente calla.

La otra cara del círculo gay de Podemos: Luis Alegre, ex secretario general del partido en la Comunidad de Madrid y Profesor de Filosofía en la Complutense, Eduardo F. Rubiño, diputado de la Asamblea de Madrid y Responsable de RRSS y Beatriz Gimeno, lesbiana y diputada como este último, retuiteando a su jefe y compañeros podemitas:


Ni Carla Antonelli ha tenido la decencia de acordarse de las 'transexuales' cubanas



Felicidades a Zoe Valdés, la cual ha recordado a Cabrera Infante, Arenas y a otros escritores e intelectuales de la cultura cubana, a la cual la Revolución rojofascista llevó al ostracismo.


Si hoy en día los intelectuales cubanos se portan muy bien con la “revolución” cubana, es en gran medida a esas purgas que realizó Castro al principio de tomar el poder. Todos los intelectuales que no se plegaron a los pies del dictador, tuvieron serios problemas y en su mayoría sufrieron cárcel y destierro. El escritor Reinaldo Arenas fue uno de ellos, uno de tantos a los que la revolución, es decir, Fidel castro, le pasó la cuenta.



No me vale que muchos años más tarde el homófobo del dictador pidiera perdón, porque si Franco o Hitler lo hubieran pedido, también os valdría. Lo mismo que condenáis, y utilizáis, el asesinato de Lorca, ¿no os da vergüenza ni el más mínimo pudor por los represaliados homosexuales cubanos? Siento mucho bochorno tener lamisma orientación sexual que vosotros. No me representáis sectarios. Hasta el filósofo izquierdista argentino Oscar del Barco reconoce que “Los llamados revolucionarios se convirtieron en asesinos seriales, desde Lenin, Trotzky, Stalin y Mao, hasta Fidel Castro y Ernesto Guevara”.


Lo vuestro sí que es conducta impropia.


Ojalá Cuba pueda volver a ser lo que fue. Ojalá Reinaldo y otros homosexuales cubanos pudieran hoy disfrutar de la libertad individual que yo disfruto. Ojalá. Sólo puedo, y debo celebrarlo, otros seguirán callando y votando a un partido que tiene como ídolo a un asesino homófobo:

¡Fiesta en el Infierno!
#FelizSábado
#VivaCubaLibre