Manifiesto que me duele 1970


Lloraré mi muerte ya,
y lamentaré mi vida,
en tanto, que detenida
por mis pecados está:
¡oh mi Dios, cuándo será,
cuando yo diga de vero
vivo ya, porque no muero!
San Juan de la Cruz
Manifiesto que he bebido y me he drogado extensamente
con los versos y las vocales amorfas de mis manos.
Manifiesto últimamente que duermo desnudo y no por exceso
de calor, sino por liberarme de estos demonios métricos.
Manifiesto que me extenúa componer y me fatigan
las estrofas. Manifiesto que quiero seguir bebiendo sin mirarme
en el espejo que solo refleja angustia.
Manifiesto que detesto los 14 de febreros y los días inocuos
donde se aman los imbéciles travestidos de hipocresía.
Manifiesto que los semáforos en rojo me excitan como manifiesto
que me gusta deleitarme y danzar en los pasos de cebras.
Manifiesto que no trabajo y que me desesperan los subsidios prestados.
Manifiesto que me aburre esperar la cola del supermercado.
Manifiesto que me he cansado de buscar las montañas,
los valles solitarios nemorosos y las ínsulas extrañas,
que sigo sin ver los ríos sonorosos y el silbo de los aires.
Manifiesto que voy a dejar de medicarme para no continuar
con esta locura amatoria que me raja las vestiduras sagradas.
Manifiesto que ya no hablo con Dios, que me molestan sus
palabras de alivio, que ya no lo siento como antes, que parece
que se fue a otros lugares invisibles y quiere que no lo encuentre.
Manifiesto que he afanado a mis padres maltratándoles sin cesar,
que he lastimado invernalmente a mis seres queridos.
Manifiesto que no voy a enamorarme aunque las palomas
alcancen su vuelo, que he vomitado de amor y el estómago duele
narrativamente. Manifiesto que no quiero ser poeta.
Manifiesto haberte querido tanto y haberte hecho un hombre
para que ahora vivas en felicidad con él. Manifiesto que me duele
más Reinaldo que Federico porque lo han discriminado por sus ideas.
Manifiesto que deseo la llegada de otoño. Manifiesto que me invade
la pesadumbre y que no me acojono con la muerte.
Manifiesto el desorden de este poema. Eternamente manifiesto
que me duele 1970.

Del nuevo poemario 'Manifiesto místico'
Kino Navarro, Sevilla 2016