Reserva de una plegaria


Amor casi de un vuelo me ha encumbrado
adonde no llegó ni el pensamiento;
mas toda esta grandeza de contento
me turba, y entristece este cuidado…
Fray Luis de León
Entre el humo que rastrea la alergia
delicada, de mis ojos cuasi ortográficos,
con el sonido de fondo que lamenta la palabra true
(This is the sound of my love)
entre la fatiga absurda y los momentos pluscuamperfectos,
yace la idea del silencio de tus ojos mortificados.
Siguen los sonidos como grúas intrascendentes
(Thorn in my side, I was feeling complicated)
que destruyen la iglesia de nuestros verbos
y que nunca podré visitar. Siguen, impacientes, lamentando
la destrucción. Ya se hizo tarde
me detengo, me envuelvo en papel de fumar y te persigo
entre el humo y el sonido, viejo papel caducado
que me desliza a laberintos matemáticos, y no te localizo.
Me temo, no me controlo, dejo de observar y se encarecen
los ojos inertes de tu codo izquierdo. Se hace aún mas tarde.
Intento pronunciarte extensamente, esquivando las balas
del cigarro que se ata a mi boca, y te siento extraviado
de dolor. No más humo, no más sonidos. No te encuentro
aunque te extrañe en la burda búsqueda.
Adonde no llegó ni el pensamiento tampoco asciendo yo.
Me pliego a tu sufrimiento.

___
Del nuevo poemario “Manifiesto místico”
Kino Navarro
Sevilla, agosto 2016