Tu nombre


Escribo tu nombre
una y mil veces
para, de alguna forma,
poder atrapar tu futuro
en este papel blanco.

Negros trazos de tinta
serpentean sin sentido,
y mis cansados ojos
no hacen más que recorrer
el intrincado laberinto.

Sólo acabas de nacer
y ya quiero conocerte;
saber ahora y para siempre
los misterios de tu vida,
seguir tus pasos…no perderte.