Texto del Anuario - Promoción 2010

Un maestro afecta a la eternidad; nunca sabe dónde termina su influencia.
Henry Adams
© P. Jaén
La vuestra es la primera Solemne Graduación de Bachilleres del Colegio Internacional Europa en la que hay alumnos que me han tenido a mí como profesor de Lengua Española y Literatura. Eso significa que para mí será muy especial; creedme que lo va a ser.
Os deseo todo lo mejor. Pero sobre todo, que seáis felices y que en un futuro próximo podáis decir abierta y sinceramente –como yo- que tenéis el trabajo más bonito del mundo.
Vosotros sabréis (aquel E4C…) si aprendisteis algo de mí. Lo que yo sí sé con certeza es que aquel profesor que empezó distante, frío y hasta desagradable con vosotros con aquellas definiciones de sintaxis acabó enamorándose de un grupo de alumnos con los que podía dar una clase entera simplemente hablando, debatiendo, dando a conocer y promoviendo la admiración de hombres grandes como Larra, Bécquer, Juan Ramón, o la Generación del 27 y mi querido Pedro Salinas.
Modestia aparte, creo que lo conseguí. Y erais de ciencias.
¿Sabéis lo que me emocionaría muchísimo? Que un día cualquiera –dentro de mucho, mucho tiempo- oyerais algo de Cernuda o Salinas en la radio o vierais por casualidad un fragmento de poesías suyas y os acordarais (un poquito al menos) de mí. Eso no está pagado con NADA y me toca muy adentro.
Creo que ya os lo he dicho todo. Sed fieles a vosotros mismos, no sigáis a la masa, visitad el cole –y mi blog- de vez en cuando y escuchad Keane.