Tempus Fugit

Por Pablo Rejano Gómez

Nos hemos acostumbrado al yo, aquí, ahora, a que el tiempo debe volar y nosotros ser esclavos de él, esclavos de una vida rápida, una vida en la que no se espera, ya que se pierde tiempo... A veces la vida no es sólo rapidez; las cosas rápidas muchas veces salen mal y hay momentos en los que conviene más algo no hecho a algo mal hecho. Personalmente lo prefiero.
Prefiero algo lento pero bien hecho, en cada paso, seguro, a algo rápido, chapucero y al azar, así todo lo que hagamos será insuficiente, deficitario, creemos que lo hacemos bien, nos hacemos ilusiones, pero no, todo es un falso velo que lo cubre todo de mentiras, provocadas por esa rapidez, por ese hoy, aquí, ahora, provocado por la agonía.